¿Qué no debe decir un buen líder a su equipo?

0
275

Ser líder es la tarea más complicada dentro de la dinámica laboral. El éxito depende de cómo te comunicas con tus colaboradores. ¿Los motivas o reprimes?

Encontrar la dinámica perfecta donde el líder logre de su equipo los mejores resultados y los colaboradores se sientan motivados, puede ser asunto de ensueño. Entonces, ¿cuál es el papel de un jefe y cómo debe interactuar con sus colaboradores?

Uno de los puntos focales para tener éxito como jefe es la comunicación con tus equipos de trabajo, al respecto, Margarita Chico, fundadora y directora del portal Trabajando.com, asegura que una comunicación efectiva es la diferencia entre un líder bueno y uno malo. Para ello, se trae una lista de aquellas frases que no debes emplear con tus colaboradores.

Lo que nunca debes decir…

  1. “No tengo tiempo para esto”

Sí, es verdad, tu tiempo puede estar limitado y sabes que un momento de charla podría afectar de manera significativa tu agenda del día, sin embargo, te has preguntado ¿cómo afecta esto la relación con tus colaboradores? Dar una negativa no sólo es sinónimo de poco interés, también ocasionarás baja autoestima, malos entendidos y una fallida comunicación. Si tu respuesta a una solicitud es ésta, ten por seguro que no existirá ningún círculo de confianza y los problemas se harán saber.

  1. “Si no te parece, la puerta está muy grande”

Esta frase, es un clásico de aquellos jefes impositivos y soberbios. El inyectar miedo en tus colaboradores no sólo es una mala idea, sino un freno a corto plazo. Está comprobado que aquellas personas que trabajan en condiciones favorables pueden llegar a ser un 60% más productivas que aquellas en las que se ven inmersas en ambientes indeseables y con jefes autoritarios. Así que ¡piénsalo!

  1. “Por qué así lo digo yo, y punto”

¿Cuántas veces ha dicho esto? La mina de oro en una empresa es su capacidad de innovar, si esto es lo que buscas, seguramente con esta frase lo perderás. Cuida no dar negativas en las que involucren una imposición de ideas o decisiones, sabemos que tú eres quien tiene la última palabra, pero deja a un lado tu soberbia y oblígate a dar una explicación, esto mejorará la toma de decisiones y la comunicación.

  1. “Siento interrumpir tus vacaciones, pero necesito que hagas esto”

El descanso es fundamental para cada trabajador, y el periodo vacacional es una gran oportunidad para hacerlo. Los números aseguran que un trabajador descansado es 45% más productivo que alguien que no lo está. Así que evita interrumpir las vacaciones de tus colaboradores, mejor implementa formatos de entrega –antes de las vacaciones- que te permitan encontrar lo que deseas.

  1. “A ver cómo lo resuelves, pero lo quiero ya”

Los líderes también están para ello, para guiar y responder a las dudas de su equipo de trabajo. Si existe algún problema en la entrega deberías preguntar qué está pasando en el proceso, qué se necesita o por qué no se entrega.

  1. “Los problemas personales me los dejas en casa, aquí no”

Después de un consenso con varios especialistas sobre el tema de inteligencia emocional, nos queda claro que es imposible separar al profesionista de la persona y el ser, así que dejar los problemas en casa es imposible. No se trata de ser condescendiente con todo aquél que lo necesite, se trata de interesarse en los problemas de tu empresa, y un trabajador con problemas, seguro te incumbe. La experta recomienda tener una relación abierta, pero evitar intimar; puedes darle un día o dos para que ponga en orden su situación e ideas, esto les ayudará a ambos para cuando regrese.

  1. “Siempre lo hemos hecho de esta forma, trata de acoplarte”

Con esta frase seguro le cortas la creatividad, es cierto que existen protocolos a seguir y proceso que ya están establecidos, sin embargo, una negativa ante estas circunstancias no es una opción. Asegúrate de que suene más como una sugerencia que una imposición, se sentirá tranquilo y lo hará de buena manera.

Otras frases

  • ¡No te pago para pensar, trabaja!
    • “Eres muy afortunado de recibir este bono. Otras compañías…”
    • “No haces nada bien”
    • “Comenzaré a buscar quién te supla”
    • “¿Quién te dio permiso para hacer esto?
    • “No vengas con problemas, trae soluciones”
    • “Deberías sentirte afortunado de tener un trabajo”