¿Qué no debes poner en tu currículum vitae?

0
757

Si aún te encuentras mejorando tu CV, debes iniciar por quitar estas actividades que no resultan nada atractivas para los reclutadores.

Al redactar un currículum vitae, muchas personas lo arman con la filosofía de agregar aquello que parezca “atractivo”  por más innecesario que esto sea. Sin embargo, quienes están en busca de un empleado – o empleada- en realidad lo que buscan es información de calidad, no cantidad.

Luego de todo, solo cuentas con poco tiempo para capturar la atención de un reclutador, por lo que debes asegurar comunicar rápidamente las cosas positivas, es por ello que es conveniente recortar la información que presentamos en nuestros CV.

Si tienen en mente crear o mejorar tu CV, inicia por eliminar estas actividades que no resultan atractivas para los gerentes o dueños de empresas:

  1. Un idioma que sólo estudió en la escuela

Claro, tomaste inglés en la escuela por algunos meses, pero ¿estás realmente en un nivel donde te sientas cómodo sosteniendo conversaciones cotidianas con hablantes nativos o leyendo en ese idioma? Si la respuesta es “no”, entonces no debes ponerlo en tu currículum.

No importa si tienes un entendimiento básico o intermedio de un idioma, lo importantes es saber dominarlo.

En el peor de los casos, pueda ser que  el reclutador hable ese mismo idioma y trate de iniciar una conversación. Si descubre que estás mintiendo sobre esa habilidad, puedes apostar que no serás invitado a seguir adelante en el proceso de contratación.

  1. Habilidades básicas de computación como: correo electrónico y Microsoft Word

En este punto de la historia, saber usar el correo electrónico o Microsoft Word es casi equivalente a saber leer o manejar matemáticas básicas. Es decir, no son diferenciadores, sino que se espera que sepas usar estas herramientas.

Al añadir estas ‘habilidades’, puede parecer que los candidatos están tratando de ‘inflar’ su currículum. Es decir, que están poniendo cualquier cosa en su CV porque no cuentan con habilidades relevantes.

  1. Uso de redes sociales (fuera del trabajo)

Puede que tengas cientos de seguidores en Twitter, millones de amigos en Facebook y un sinnúmero de “me gusta” en Instagram, pero la gestión de su marca personal y la gestión de la marca profesional de una empresa son dos cosas completamente diferentes.

Por tanto, trabajar en medios sociales en un entorno profesional a menudo requiere mucho más que simplemente publicar contenido atractivo – a menudo implica análisis de datos, experiencia con medios de pago y más.

Quizás puedes ser experto para en publicar fotos de tus amigos e incluso bueno para compartir noticias sobre tu empresa actual, pero si no estás solicitando un puesto de estratega de redes sociales, no debes presumir lo que sabes hacer en Facebook. Es mejor revisar la oferta de trabajo para ver las habilidades requeridas y asegúrate de enumerar las habilidades significativas con las que cuentas.

  1. Las llamadas “soft skills”

Las Soft Skill (conjunto de capacidades que permiten relacionarse mejor en el área de trabajo) son  habilidades un poco difíciles de manejar porque a los reclutadores no les encanta verlas en los CV. Sin embargo, debes demostrarlas con hechos. Por ejemplo, decir que eres un buen comunicador no significa nada si no lo puedes probar con ejemplos concretos.

Un  error común entre los solicitantes de empleo es hacer una lista de habilidades soft en su CV. Por ejemplo, afirma que son buenos comunicadores, saben hacer varias tareas a la vez, tienen liderazgo, son buenos con la resolución de problemas, etc.

Con esto,  el mensaje que mandas al poner estas cosas en tu currículum es “No sé cuáles sean mis mejores habilidades, por eso te las pongo todas para que las veas”

En lugar de enlistar tus soft skills, mejor demuéstralas.

  1. Exageraciones o mentiras

Los solicitantes de un empleo suelen incluir palabras que ven en las solicitudes de empleo para adornar sus CV. Pero si no tienes las habilidades solicitadas en la oferta de trabajo, no debes añadirlas en tu currículum. Puedes pensar que te vas a salir con la tuya, pero a verdad eventualmente saldrá a la luz.

Si no eres un excelente comunicador oral, no lo pongas en tu CV. Si el trabajo requiere que te levantes a hablar enfrente de un grupo de personas todos los días, probamente serías miserable si mientes.

Nota realizada por Entrepenuer.