¿Qué provocó la expulsión de diplomáticos rusos en 23 países?

0
206

Rusia vivió uno de los momentos más críticos en su política exterior al ser notificada la expulsión de sus diplomáticos en aproximadamente 23 países en el que se incluyen los miembros de la Unión Europea, la OTAN, el gobierno de Canadá y el de los Estados Unidos.

La situación se enmarca en el supuesto intento de asesinato que habría planeado El Kremlin-Moscú en contra del exespía ruso Serguéi Skripal, y de su hija que actualmente residen en Reino Unido.

El supuesto químico encontrado en la escena del crimen es considerado como un agente Novichok y que aparentemente “solo Rusia lo fabrica”. Sin embargo, Rusia acusa a Reino Unido de tener las sustancias necesarias para la creación de este nocivo en tierra británica y que se trata de una desacreditación a nivel internacional en contra del país soviético.

La expulsión de los diplomáticos rusos en tierra norteamericana representa la más alta de la historia desde el inicio de la Guerra Fría cuando el entonces presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan expulsó a un total de 55 funcionarios en comparación a los 60 que habría notificado el presidente de este periodo, Donald Trump.

Por su parte el presidente de Ucrania, Piotr Poroshenko, anunció que el Kiev dará un lapso para que 13 diplomáticos sean retirados de su país, medida que también han optados algunos países, tal es el caso de Canadá, Albania, Noruega, Macedonia, Francia, España, Croacia, Italia, Finlandia, Polonia, entre otros países que se suman a esta iniciativa por parte del presidente Trump.

Lo que indica un total de aproximadamente 131 diplomáticos rusos desplegados entre Norteamérica y Europa deberán regresar a Rusia como una forma de represalia contra los actos supuestamente cometidos por Moscú.

Portugal, en cambio decide mantenerse fuera de las decisiones tomadas por la Unión Europea y ventila no expulsar a ningún diplomático ruso, y apela a tener una concentración para valorar las medidas que se deben tomar para afrontar la situación.

En nota de prensa, la Primer Ministra de Reino Unido, Theresa May, agradeció el “esfuerzo colectivo” de los países que se sumaron para contrarrestar el supuesto actuar de Rusia en referencia el derecho internacional.

“Se trata de la mayor expulsión colectiva de agentes de inteligencia rusos en la historia”, mencionó May en comparecencia de prensa.

En respuesta a la decisión tomada por estos países, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia ha anunciado una serie de protestas en contra de los países que han firmado la expulsión de sus funcionarios.

“El gesto provocativo de la decantada solidaridad con Londres de estos países, que van a la zaga de las autoridades británicas en el llamado ‘caso Skripal’, sin haberse esforzado para entender las circunstancias del incidente, es una continuación de la línea de confrontación para escalar la situación”, resiente la Cancillería de Rusia en un documento colgado en su sitio web.

A esto se le suma la declaración que hace Rusia en contra de Londres de “perpetuar una campaña antirrusa lanzada por Londres”, y que este actuar por parte de los países de la Unión Europea pone un obstáculo más a “la normalización de la situación en el continente europeo”.

Rusia ofreció una aportación en el proceso investigativo en el caso de Skripal, pero el Reino Unido mantiene renuencia ante esta petición del gobierno ruso.

Moscú por su parte dice tomar “medidas simétricas” ante los hechos acontecidos que involucran a ciudadanos rusos en territorio británico y que despierta un incierto entre las relaciones que sostiene Rusia con los países que se sumaron a la expulsión de los diplomáticos.

Hasta el momento ningún país de Latinoamérica, Asia ni África han adoptado las medidas de estos países.