Eres un turista simple o responsable

0
137

Esta es una pequeña guía para que no seas un turista indeseable. Viajar a otros lugares también implica respetar a quienes viven ahí.

A todos nos gusta viajar, conocer nuevos lugares, la comida y las costumbres de quienes viven ahí. Disfrutar hermosas playas, climas perfectos y vistas maravillosas en los bosques y las montañas.

La industria turística es la que más aporta al Producto Interno Bruto en Nicaragua y hay países enteros -por ejemplo, en El Caribe, cuya economía depende casi completamente de ésta.

Millones de hombres y mujeres viven gracias a las vacaciones de otros. Por ello, es importante entender que no se trata sólo del disfrute egoísta, sino de corresponder responsablemente a aquellas personas que nos abren las puertas de su casa para que pasemos unos días de paz y relajación.

A la hora de estar en otros lados tenemos dos opciones: ser simples turistas o viajeros conscientes. ¿De qué lado estás tú?

Aquí unos consejos muy sencillos para que te conviertas en un viajero responsable:

Infórmate sobre tu destino y su legislación. ¿Cuáles son sus costumbres? Algunas conductas que son permitidas y perfectamente normales en nuestro país pueden ser mal vistas o, incluso, ofensivas en otros lugares. Recuerda el antiguo dicho de Ambrosio de Milán: cuando vayas a Roma, vive como un romano.

Respeta el patrimonio. Cuida los recursos naturales y culturales. Los ecosistemas, los sitios arqueológicos y los lugares considerados patrimonio nacional o internacional. De todos depende que estos lugares se mantengan en las mejores condiciones durante muchos años más.

Compra local, consume local. Recuerda que para muchos lugares dentro y fuera de nuestro país, el turismo es, en buena medida, su medio de subsistencia. Por cierto, se vale regatear, pero no lo hagas en exceso, ofrece un precio justo a los comerciantes locales. En el caso de las artesanías, valora no solo el material, sino el tiempo que tardaron en trabajarlo. Recuerda de turistas como tú depende la subsistencia de miles de familias.

Contrata operadores turísticos establecidos. Esto te evitará imprevistos en tu viaje, además de garantizar que estás dando tu dinero a un comercio establecido, que paga impuestos, que cumples las reglas y que genera riqueza para su comunidad.

Conoce la información sanitaria. Qué vacunas debes tener antes de viajar a algún punto, cuáles plantas o alimentos puedes llevar o puedes traer de regreso a casa. Esto garantizará tu salud y la de los demás, además de evitar afectar la biodiversidad.