¿Quieres acabar con tus deudas? Aquí 4 estrategias

0
74

Las personas con finanzas personales sanas cuentan de muchos beneficios: llegan a la próxima quincena sin solicitar préstamos y no dependen de terceros para solventar sus gastos, sin embargo sobre todo tienen la tranquilidad de saber que su economía está bajo control.

Y un elemento básico para  tener una cartera saludable es eliminar las deudas, por lo que  éstas llegan a convertirse en una importante fuga de capital, inclusive sólo con el pago de intereses y recargos.

Caer en deudas puede parecer un problema interminable; sin embargo, con un poco de planeación financiera, puedes acabar con ellas. Te compartimos cuatro consejos para lograrlo:

Identificar el problema

El primer paso es identificar que tienes un problema, que estás consiente de él y dispuesto a resolverlo. Aunque no lo parezca, este puede ser el paso más difícil de todos. Luego, es importante que tengas claro a quién le debes y cuánto. Esto te ayudará a priorizar el orden en que deberás pagar tus deudas, para lo cual es recomendable ir de menor a mayor.

Por ejemplo, si tienes tres deudas diferentes, enfócate en liquidar primero la más pequeña por completo, pero sigue pagando la cantidad mínima requerida para no seguir generando más intereses en las otras.

Cuidado con las tarjetas de crédito

No importa si usas solo una tarjeta de crédito y la tienes sobregirada o si has usado varias y tienes deudas en todas ellas, es importante que inicies a dejarlas en casa y a pensar que el crédito no es dinero adicional al que obtienes por tus ingresos, es dinero con el que no cuentas físicamente y tendrás que “devolver” tarde o temprano.

Incrementa tus ingresos

Si necesitas incrementar un poco de tus ingresos, ponte creativo: recurre a tus talentos y conocimientos aprovechando tus ratos libres.

Por ejemplo si tienes talento en alguna cosa, debes explotarlo y poner en venta tus productos o servicios y así obtendrás un ingreso extra.

Mide tu capacidad de pago

Saber cuánto puedes pagar es también un elemento importante que te permitirá llevar tus gastos en el día a día e ir aportando a tus deudas sin descuidar tu ahorro. Para conocer tu capacidad de pago, utiliza la fórmula Ingresos – Ahorro = Gasto. Es decir, al mes sólo puedes gastar la cantidad que quede luego de restar a tus ingresos el ahorro mensual que quieres tener.

Una vez que logres resolver tus deudas, el objetivo  no radica en volverte a endeudar. Además, ahora que tendrás menos preocupaciones, es buen momento para pensar en tu “yo  futuro” para asegurarte de tener un buen retiro, ahorrando mes con mes de forma voluntaria en tu Afore. Es muy fácil y lo puedes hacer desde Internet, o incluso en tiendas de conveniencia.