Seguridad Social en la región

0
875

El derecho humano a la seguridad social sigue sin cumplirse en la región, porque en América Latina alrededor de unos 145 millones de trabajadores desempeñan sus labores sin ninguna atención médica ni derecho a pensión.

El informe Presente y Futuro de la Protección Social en América Latina, de la Organización Internacional del Trabajo, proyecta que América Latina logró que el promedio de trabajadores con prestaciones de 36.6% pasarán a 44.6% de la población económicamente activa.

El análisis de este organismo comprende distintos puntos de referencias, desde las pensiones para los adultos mayores, a seguros de desempleo, cobertura de salud o transferencias para garantizar ingresos a familias con niñas y niños, incluyendo tanto la cobertura contributiva como la no contributiva.

“Desde su fundación hace casi 100 años en 1919, la OIT ha considerado la protección social como un componente fundamental de las instituciones laborales de los países y de los modelos de desarrollo social” dicta el comunicado de prensa del organismo.

En el informe se considera las condiciones de trabajo de Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Honduras y Panamá, siendo Costa Rica el país con más altos índices de empleo con prestaciones.

Sin embargo ubica a Honduras en el último lugar con sólo el 18% de los trabajadores goza de acceso a la seguridad social. Nicaragua no figura en eso datos de Seguro Social.

Asimismo destaca el avance de ciertos países de la región como Brasil, cuya proporción de trabajadores con prestaciones pasó de 42.5 a 53.9% entre 2005 y 2015, sin embargo, México se ubica como el país con menor avance al pasar de 30.4 a 31.6% de la población ocupada en el mismo lapso de 10 años.

En cambio los niveles más altos de formalización que cubren de 7 a 10 empleados en el seguro social los tiene Uruguay, Costa Rica y Chile.

El análisis del organismo también detalla que 17.4% de la población centroamericana de más de 65 años cuenta con el pago de una pensión, equivalente a 24% de los hombres en edad de retiro y sólo 8% de las mujeres.

Por su parte, el  director de la OIT, para América Latina y el Caribe, José Manuel Salazar dijo que “El tema de la cobertura y suficiencia de las pensiones es fundamental y expresa una brecha que compromete el futuro de los países, si tenemos en cuenta que la región está en un proceso demográfico de envejecimiento”, dijo

El informe destaca diez líneas de acción para los gobiernos y actores sociales para reformar el sistema de protección social:

  1. Incrementar el espacio fiscal y mejorar la incidencia distributiva de la política fiscal.
  2. Incorporar elementos de política fiscal contracíclica.
  3. Mejorar la formalización de la economía.
  4. Ampliar la cobertura de la protección social para la infancia.
  5. Asegurar la sostenibilidad de los sistemas de pensiones contributivos, sin afectar la suficiencia, y aumentar la cobertura de población adulta mayor, mediante esquemas mixtos (contributivos y no contributivos).
  6. Garantizar el acceso de la población a un piso de protección social en salud.
  7. Mejorar las garantías de seguridad económica para las personas en edad de trabajar, fortaleciendo su vinculación con los programas que permiten incrementar la empleabilidad y acceso al empleo productivo.
  8. Reducir la fragmentación y segmentación interna de los esquemas de prestaciones.
  9. Mejorar la coordinación interna de las políticas de protección social y con el resto de las políticas sociales.
  10. Adaptar la política de protección social frente a los cambios tecnológicos, demográficos y climáticos.

Con información de la OIT y Forbes México