Sergio Ramírez dedica premio “a los miles de jóvenes que luchan sin más armas para que Nicaragua vuelva a ser República”

0
158

El escritor y ex vicepresidente nicaragüense Sergio Ramírez, este lunes dedicó el premio Cervantes de Literatura a los nicaragüenses “asesinados y a los miles que siguen luchando sin armas para que Nicaragua vuelva a ser República”.

La declaración de Ramírez, que formuló luego de recibir el Cervantes de manos del Rey Felipe VI en la Universidad de Alcalá de Henares, transformó el acto en una proclamación de libertad frente al más que cuestionado mandatario centroamericano, de quien se distanció a principios de los años 90 tras haber sido su vicepresidente en el período de 1985-1990.

Aproximadamente han sido 30 muertos en los últimos días en las manifestaciones contra el Gobierno de Ortega.

El novelista, autor de cuentos y columnista lamentó las oscuridades de “la realidad que tanto nos abruma” cuando viene regida por “caudillos enlutados antes, caudillos como magos de feria hoy, disfrazados de libertadores, que ofrecen remedio para todos los males”: una alusión implícita a los dirigentes populistas de Latinoamérica, Ortega entre ellos.

Para el escritor Sergio Ramírez, “cerrar los ojos, apagar la luz o bajar la cortina” ante esas realidades, significa “traicionar el oficio” de escritor.

Una traición inútil, porque en definitiva “todo irá a desembocar tarde o temprano en el relato, todo entrará si remedio en las aguas de la novela. Y lo que calla o mal escribe la historia lo dirá la imaginación, dueña y señora de la libertad, pues no hay nada que pueda y deba ser más libre que la escritura”.

Por otra parte Felipe VI inició su intervención dirigiéndose de esta forma a Ramírez: Don Sergio, en estas horas difíciles toda España lleva a Nicaragua en su corazón”. Luego el monarca afirmó que el escritor nicaragüense “es una herramienta esencial de ese árbol que es la literatura cervantina”.