SPINNING, UNA DISCIPLINA COMPLETA

0
1653

Bajar de peso y liberar el estrés es parte de los beneficios.

Los hombres, pero sobre todo las mujeres, vivimos en una constante lucha contra la báscula. A veces se convierte en nuestra aliada cuando la aguja desciende, o nuestra enemiga cuando va hacia arriba. En esa constante batalla contra el peso, muchas veces por estética y otras por salud, vivimos en buscas de alternativas que nos ayuden a bajar esas libras de más. Y una disciplina que ha tenido mucho auge es el spinning.

“Spinning es un entrenamiento cardiovascular creado por el señor Johny G. y consta de una bicicleta estacionaria en una sala donde se figura entrenamiento de ciclismo. Es una técnica de ciclismo donde se desarrolla fuerza y velocidad  con distintos tipos de  intensidades que ayudan a acelerar el metabolismo de la persona. Esto permite quemar muchas calorías durante la sesión”, explica Jorge Mendoza, instructor de Spinning, dos estrellas.

En una sesión de entrenamiento una persona puede llegar a quemar entre 700 y hasta 1000 calorías dependiendo de los niveles de intensidad que se estén desarrollando, las distintas variaciones en el pedaleo, las aceleraciones y reducciones de velocidad.

Esta disciplina consta de las simulaciones de ciclismo de calle en escalada, subidas y terrenos planos.

“Dado que cuando se practica spinning se acelera el metabolismo, una persona puede quemar más calorías en las actividades cotidianas que una persona que no practica el spinning, precisamente porque el metabolismo va a quedar más acelerado”, señala el instructor.

El spinning es uno de los programas más completos después de la natación. “Porque entrena los músculos más grandes del cuerpo que son los glúteos y las piernas, y los distintos tipos de músculos asociados a estas zonas musculares, como el abdomen, la espalda baja  y los brazos”, comenta Mendoza.

Se recomienda practicar tres sesiones a la semana como mínimo de este programa, no obstante un apasionado al spinning puede hacerlo cinco veces a la semana.

Por tratarse de un entrenamiento cardiovascular por las distintas variaciones del ritmo cardíaco  que origina, el spinning ayuda a controlar el colesterol y los triglicéridos, ayudando a todo el sistema circulatorio. De esta manera beneficia la salud de una persona que lo practica. Además del sistema cardiovascular, el sistema respiratorio se ve beneficiado al realizar spinning.

Este programa permite mejorar el estado de ánimo de una persona, su nivel de autoestima y  combatir el estrés. Lo ventajoso es que lo puede practicar cualquier persona de cualquier edad.

¿Cómo es una sesión de spinning?

Cada sesión de spinning consta de 45 minutos. Los primeros cinco minutos son para el calentamiento, los siguientes 35 minutos son para el desarrollo y los restantes cinco minutos se dedican al enfriamiento.

El instrumento principal a la hora de realizar el spinning es la bicicleta que debe de ser configurada. La configuración consiste en colocar el sillín donde va a estar sentada la persona que practica spinning a una altura apropiada para que las rodillas queden con un ángulo de flexión entre 25 y 35 grados. Es decir, nunca la rodilla debe quedar exageradamente extendida ni muy flexionada.

Otro elemento a tomar en cuenta es la distancia que hay del sillín con respecto al manubrio, para ello es necesario ajustar tanto la altura como la distancia. Y la tercera configuración es el manubrio que debe estar como mínimo a la altura del sillín.

“Estas tres posiciones se hacen colocando los pedales en posición vertical. Se pone el talón en la parte plana del pedal y al sentarme en lo ancho del sillín la rodilla debe quedar completamente extendida sin que la cadera esté de lado para que de esa manera tenga el ángulo de flexión apropiado en la rodilla al momento de estar pedaleando”, explica Mendoza.