Tips financieros para Semana Santa

0
334

Lo más común que hacemos al momento que nos dicen en nuestro trabajo: “ya están cerca las vacaciones de Semana Santa” es pensar a dónde ir a disfrutar de los días valiosos para compartir con nuestros  seres queridos, pero… No tenemos en mente cuánto vamos a gastar y cómo podemos ahorrar y divertirnos al mismo tiempo.

Antes  que decidas hacer la maleta y conviertas tus vacaciones de Semana en un caos financiero, primero haz un presupuesto, monitorea promociones y sé consciente de vivir unas vacaciones que puedas pagar.

En este artículo te damos algunos tips:

Lo más ideal es que cuentes con un ahorro previo, puedes revisar tu alcancía y evalúa que destino es el adecuado para el presupuesto que tienes asignado de las vacaciones, preferiblemente debes hacer un viaje que puedas pagar y no uno que te endeude todo el año.

Si harás uso de tu tarjeta de crédito para complementar gastos del viaje como el transporte o el hospedaje, revisa tu fecha de corte.

¿Avión, auto o autobús?

Lo ideal sería compartir un solo auto con varias personas, así se dividirán los gastos de gasolina entre todos. Y si no es así debés adecuarte a tu presupuesto, por ejemplo si tu dinero te da solo para el pasaje en autobús pero deseas ir en avión por temas de comodidad o seguridad, tienes que tener presente que has hecho un presupuesto para cada cosa y si gastas más en algo innecesario puede que te perjudique alguna cosa  que te será útil, como el pago de tu hospedaje.

¿Cómo elegir el hospedaje?

Hoy en día, reservar es fácil con las aplicaciones móviles que te muestran variedad de lugares, ya sea un cuarto de hotel o un pequeño departamento. Si vas con tus amistades, lo más conveniente es rentar solo un lugar para pasar la noche, pero si vas en familia vale la pena preguntar si el hospedaje incluye desayuno. De esta forma puedes ahorrarte la compra de alimentos.

Prevenir resulta mejor que lamentarse

Antes de salir de viaje, compra con anticipación alimentos necesarios y suficientes como agua embotellada y comida sana, pues en las tiendas que están en la carretera o en lugares turísticos los precios suelen aumentar el doble.

Al hacer tu maleta, verifica que no falten tus artículos personales como crema, cepillo de dientes, jabón, toallas, sandalias y traje de baño, porque comprarlos en el destino turístico te saldrá 30 o 50% más caro. No tiene caso gastar si ya cuentas con ellos.

Al estar en el lugar, usa medios de transporte locales como autobuses, bicicleta o camina. Puedes elegir uno o dos días de tu viaje para cenar en algún restaurante especial, pero los demás días come en lugares con precios accesibles.