Turismo de avistamiento de aves

0
533

El avistamiento de aves es un tipo de turismo que ha incrementado su popularidad con el paso de los años, y consiste principalmente en la búsqueda e identificación de las aves en su medio ambiente.

El turismo relacionado con este segmento ha crecido rápidamente, incluyendo a países en desarrollo. Estados Unidos reportó que es la actividad con mayor crecimiento que se puede realizar al aire libre y la Organización de Turismo del Caribe pronostica que en los próximos 10 años el crecimiento de esta actividad aumentará y ayudará a subir la cantidad de viajeros durante épocas menos visitadas.

El avistamiento de aves es cada vez más popular en el turismo de lujo y se ha convertido en una fuente de ingreso fuerte en países de América Latina como Nicaragua, Costa Rica y Honduras. Esta tendencia tiene unas reglas básicas que son necesarias para poder conservar los ecosistemas en paz y mantenerse como una práctica responsable, éstas son:

Evitar el acercamiento excesivo para respetar las zonas de descanso y alimentación, para que de esa forma no se dañen los hábitats y los animales sean respetados.

  • No intentar captar la atención de los animales aplaudiendo, gritando, lanzando cosas o sacudiendo arbustos.
  • No acercarse a los nidos, en muchos países es necesario tener un permiso, ni a las colonias de crías ya que las aves se posan sobre los huevos y las crías para mantenerlos en la temperatura correcta y si son asustados los pueden abandonar. La distancia recomendada es de mínimo 100 metros.
  • No atraer a los animales con sonidos o señuelos, en países como Costa Rica es ilegal.
  • No usar luces fuertes como focos o linternas para ver a las aves.
  • Ser lo más silencioso posible.
  • No alimentar a las aves para atraerlas ya que los aleja de las flores interrumpiendo el proceso de polinización y repercute contra el mantenimiento de la biodiversidad.

 

Existen 3 tipos de aventuristas: fanáticos que representan el 10%, entusiastas que representan el 50% del mercado y los casuales que representan el 30%.

Las mujeres son más aficionadas a esta actividad y representan un 56% del grupo, el rango de edad más notorio es de 40 a 70 años y suelen pertenecer a clubes de aves o naturaleza.