Turismo de convenciones en Centroamérica

0
172

El turismo de reuniones poco a poco se va consolidando en Centroamérica. Algunos países como Guatemala, Costa Rica, Honduras y Panamá están trabajando en nuevos proyectos para construir sus respectivos centros de convenciones con el único fin de convertirse en destinos destacados de esta industria en Latinoamérica.

La región centroamericana tiene una importante oportunidad para desarrollar una industria que ofrece más ventajas que el “turismo de descanso”, como se conoce al que realizan los viajeros que lo hacen por placer.

En particular, el turismo de negocios genera, en promedio, entre cuatro y cinco noches de estancia, mientras que el turismo de placer registra estadías de entre tres y cuatro noches en promedio. Los ingresos que genera la industria del turismo de reuniones son superiores, de acuerdo con cifras de la Asociación de Congresos y Convenciones Internacionales (ICCA), que reporta que un viajero de negocios gasta entre 200 y 300 dólares por día durante su estancia en el destino del evento.

Centroamérica cuenta con excelentes destinos de placer para que ésta se conforme como un complemento al turismo de reuniones. Sólo falta que los ministerios de Turismo de los diferentes países de la región comiencen a desarrollar la infraestructura física y de servicios que demanda esta industria que está despuntando en el Continente Americano y que cada vez demandará más destinos que alberguen eventos de talla internacional.

Honduras es vista con buenos ojos como un atractivo destino para quienes llegan a la zona en busca de un sitio ideal para la organización de algún evento.

Las proyecciones de esta industria son favorables, pues, de acuerdo con cifras del Buró de Convenciones en Honduras, al cierre de 2017 se espera que el número de eventos realizados en el país reporte un crecimiento del 10% respecto a 2016.

Esa tendencia está demandando cada vez mayor profesionalización y capacidad para resolver necesidades a los empresarios del rubro. El objetivo principal es brindarle al visitante de negocios tanto excelencia como calidad en la atención.

La Asociación de Congresos y Convenciones Internacionales (ICCA) da cuenta de que un turista de reuniones gasta entre cuatro y cinco veces más, en comparación con un turista común, que desembolsa 120 dólares por noche. El visitante que llega a su destino para participar en algún congreso o conferencia gasta un promedio de entre 400 y 500 dólares diarios durante su estadía en el destino del evento.

Sin embargo, los países de la región está comenzando a desarrollar esta industria y, actualmente, se están desarrollando distintos proyectos en diferentes países, para afianzar el turismo de convenciones, congresos y reuniones. El potencial de este segmento del turismo es enorme y se están impulsando nuevos proyectos que brindan mayor capacidad, y mejores condiciones para organizar eventos más grandes.

Las postulaciones para realizar congresos y convenciones se han previsto ya para los siguientes tres o cuatro años y convocar a todo el gremio del rubro involucrado conlleva el desarrollo de una gran logística para organizar con éxito este tipo de eventos.