Turista “Single”, una tendencia

0
718

Cada vez son más personas quienes se animan a viajar en solitario en lo que se conoce como “Viajes para Singles”, ya sea en viajes de solteros o simplemente porque en ocasiones solamente preferimos viajar sin compañía para dedicarnos tiempo a nosotros mismos. Aunque aún existe gente que sigue pensando que las vacaciones son para compartir en familia y seres queridos, a veces se necesita de un espacio a solas para experimentar nuevas vivencias.

Según los últimos informes de turismo internacional, viajar solo es una tendencia creciente, especialmente entre mujeres que viajan solas. Para ellas, viajar sola supone un punto de inflexión y cambio de rutina respecto a su día a día laboral.

En 2014, Booking.com descubrió que el 72% de las mujeres americanas embarcaron aventuras en solitario y que usualmente realizan de tres o más viajes al año.

Mientras tanto, otros informes indican un 230% de aumento en el número de compañías de viajes enfocadas solo a mujeres.

Viajar solo, también te brinda un sinnúmero de ventajas, aquí te exponemos algunas:

  1. Enriquecimiento personal

Las personas que viajan solas suelen destacar la cantidad de experiencias y momentos inolvidables que viven al viajar en solitario.

Cuando viajamos solos, somos los que elegimos, el destino y las actividades que queremos disfrutar según nuestra personalidad y nuestros deseos, y son muchas las ocasiones en las que optamos experiencias que nos ayuden a darle un cambio a nuestras vidas.

  1. Sensación de libertad e independencia

Viajar en compañía puede llegar a ser muy estresante porque la convivencia siempre supone ceder ante elecciones de nuestros acompañantes que a lo mejor no nos apetecen u organizar mejor el tiempo según los intereses de todos los viajeros, etcétera.

En cambio, si viajamos en solitario somos nosotros quienes optamos por nuestro propio destino, quienes decidimos qué hacer y cuándo hacerlo según lo que nos apetezca en cada momento.

  1. Disfrutar del entorno al máximo

La conexión con la naturaleza y el entorno que nos rodea es mucho mayor cuando vamos solos que acompañados. Realizar paseos y excursiones con el silencio como único acompañante nos hará disfrutar mucho más de la belleza del medio ambiente que nos rodea.

  1. Encontrarse con uno mismo

Las vacaciones de descanso para uno mismo son la  oportunidad ideal para lograr desconectarnos con la rutina del trabajo y dedicarnos un poco de tiempo, así podremos pensar quiénes somos y que cosas deseamos cambiar en nuestras vidas para poder aprovechar al máximo.

  1. Conocer gente nueva

Aunque viajemos en solitario, nunca estaremos realmente solos. Siempre conoceremos gente nueva con la que compartir vivencias cuando nos apetezca, y con la que seguramente tendremos más en común de la que creemos. Para ello, lo mejor es participar en algunas actividades y eventos en grupo que faciliten la comunicación entre los distintos viajeros.

Antes de viajar solo

Para saber cuándo es el momento adecuado para viajar solo y con qué herramientas debemos contar necesitamos tener en cuenta ciertos aspectos como:

  1. Antes de decidir viajar solo es importante reflexionar acerca de cómo nos llevamos cotidianamente con la soledad. Conocer si la soledad significa para nosotros una experiencia de confianza y descanso, o si más bien nos angustiamos un poco.
  2. Saber si podemos tolerar largos periodos sin hablar con alguien o si necesitamos tener a alguien cerca para compartir nuestras experiencias profundas.
  3. Anticipar lo que nos podría suceder al estar solos en lugares desconocidos.
  4. En un primer viaje, siempre es recomendable hacer el trayecto acompañado de un amigo o de un grupo de ellos.
  5. En el primer viaje solo, hacer un viaje corto, a lugares que puedan ser más predecibles, conocidos, que permitan anticipar las vicisitudes.

Nota realizada por Forbes Centroamérica.