¿Un emprendedor necesita vacaciones?

0
237

Quienes inician en el mundo del emprendimiento ven sus horas laborales como parte de su recreación, pues disfrutan lo que hacen, sin embargo todo tiene un límite y tener exceso de trabajo todo el año no es lo ideal para una persona.

Como emprendedor es normal que no desees dejar de trabajar porque seguramente piensas que tu negocio no seguirá funcionando, pero para ello debes tener planificado correctamente todo antes que alistes tus maletas.

Al parecer, no hay forma de que te tomes unos días libres sin sufrir las consecuencias de salir a tomar aire fresco y dormir –por primera vez en mucho tiempo- más de cinco horas al día, ¿cierto? Falso.

Te preguntarás… Por qué vacacionar?, el punto importante es que si no te permites darte un tiempo para explorar y ampliar tus ideas creativas, ¿para qué trabajas tanto? Debés descansar de vez en cuando, de otra forma, terminarás agotado y tu desempeño será el afectado principalmente; así como también el rendimiento de tu empresa.

Para disfrutar de unas buenas vacaciones es necesario que lo hagas por varios días, pues los fines de semanas largos no son suficientes, nos toma tres días entrar en una actitud vacacional, por esa razón la duración mínima debe ser de 7 días.

Además de darle a tu cuerpo el trato que se merece, podrás despejar tu mente, efecto que repercute de manera positiva directo a tu creatividad y capacidad de resolver problemas

¿Cuándo vacacionar?

Lo más apropiado es buscar una temporada del año donde no haya mucho bullicio y que sea un período de baja demanda. Si ya te has tomado fines de semana largos, entonces tanto tú como tu equipo saben que la empresa puede sobrevivir sin ti por un rato; sino, comienza a ponerlos en marcha para ir soltando poco a poco y darle la confianza.

¿Cómo vacacionar?

No lleves los negocios a tus vacaciones, si es posible deja todo lo que esté relacionado con tu trabajo. Si vas a salir encárgate de descansar, sino, ¿de qué sirve? Te estresarás más que dentro de las cuatro paredes de tu oficina. Establece una hora al día o a la semana para ponerte al corriente.

Asimismo, no dejes que sea posible para todos localizarte, nombra a un miembro del equipo como el encargado para que te haga llegar las actualizaciones. Además, no estar ahí para responder cada pregunta hará maravillas por la capacidad de solución de problemas de tus colaboradores.