Un escape necesario

0
1072

Escapar de la rutina, auto-conocimiento, conocer y aprender de otras culturas, establecer nuevas relaciones, y crecimiento personal son algunos de los beneficios de viajar.

Yahoska Jiménez

El trabajo, los problemas, las responsabilidades personales y familiares, la rutina con que nos enfrentamos día a día nos obligan a buscar un escape, algo que nos libere de tanto estrés. Es ahí donde evaluamos una serie de opciones siendo viajar una de las más recomendables según algunos especialistas.

La psicóloga Alba Luz Salgado señala que dependiendo de las circunstancias se puede viajar solo o acompañado siendo uno de los principales beneficios, que destaca la especialista, el de conectarse con uno mismo. “Al viajar solo se pasa más tiempo con uno mismo, tomando en cuenta que siempre pasamos con gente a nuestro alrededor y nos dedicamos poco tiempo a nosotros. Conectarse con sí mismo viene siendo aquel beneficio de estar donde nos guste estar para hacer lo que nos gusta hacer; como por ejemplo leer, apreciar la naturaleza, conectarnos con ella, sentirla”, dice.

Viajar permite conocer nuevos escenarios, es una fuente de bienestar, satisfacción y crecimiento personal, porque en un viaje aprendemos y experimentamos algo nuevo, destaca Salgado.

Asimismo, cuando viajamos podemos conocer a otras personas, nuevos amigos e incluso el amor de nuestra vida. Conocer a otras personas facilita las relaciones sociales y la manera de ver las situaciones y a las personas. Sin mencionar que se tiende a conocer gente de otras nacionalidades, lo que permite aprender de nuevas culturas, agrega.

Salir de la rutina es otra ventaja de viajar, ya que el viajero maneja su itinerario de acuerdo a lo que quiere hacer, sin estar pendiente del tiempo y de ciertas responsabilidades que debe cumplir cuando está viviendo el día a día.

Si la fotografía es uno de nuestros pasatiempos, un viaje es la oportunidad ideal para experimentarlo y no se necesita un equipo sofisticado para ello; hoy en día, con los avances de la tecnología, sólo se requiere de un celular con la opción de cámara.

Viajar es también una buena terapia para desconectarse por un momento de los problemas que se tengan, ya sea en el trabajo, en la vida personal o profesional. “Un viaje nos puede ayudar a recapacitar y a reflexionar sobre una situación que está pasando. Un viaje ayuda a aclarar la mente y empezar a ver las cosas desde otro punto de vista”, señala la especialista.

Cuando viajamos la mente se abre porque estamos en contacto con una realidad a la que no estamos acostumbrados a ver a diario. Estar frente a un paisaje o al mar nos conecta a un espacio diferente.

Para alcanzar estos beneficios no hace falta planificar un largo viaje fuera del país, podemos hacerlo dentro de Nicaragua conociendo nuestras propias riquezas turísticas. Claudio Rappaccioli,  gerente general de Horizontes Tour and Travel, recomienda conocer las ciudades coloniales: León, Granada; hacer turismo de aventura y conocer destinos que tienen más historia. “Deben conocer su país y la historia”, dice. A sus recomendaciones añade visitar hoteles en las playas del pacífico, como San Juan del Sur; las playas del Caribe como CornIsland y Little CornIsland; hoteles en reservas naturales para quienes disfrutan de montar a caballo, ver los cultivos y conocer de la vida en el campo.

Indica que una de las ventajas de Nicaragua es que se puede viajar todo el año y aprovechar los días feriados para conocer aún más.