Un logro para la integración Centroamericana

0
619

El puesto fronterizo integrado de Corinto, ubicado en el departamento de Cortés, en la República de Honduras, fue la sede de la inauguración de la Unión Aduanera entre Guatemala y Honduras. Este hecho histórico marca la primera unión aduanera en el continente americano y es el primer cimiento para la construcción de la Unión Aduanera Centroamericana, logrando de esta manera un paso fundamental hacia la integración económica regional; con lo que se cumple uno de los objetivos básicos de la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (SIECA).

Durante las 19 rondas de negociaciones, la SIECA proporcionó apoyo técnico y administrativo al proceso de Unión Aduanera entre Guatemala y Honduras, que es parte vital del proceso de integración centroamericana. Para la ocasión, Carmen Gisela Vergara, Secretaria General de la SIECA expresó “La SIECA ha creído y permanece comprometido a su objetivo macro, la integración económica centroamericana y es por ello que ha venido trabajando arduamente dando apoyo técnico a ambos países en múltiples temas como aduanas, aranceles, tributos internos, migración y Medidas Sanitarias y Fitosanitarias (MSF); hoy nos sentimos complacidos con este gran logro de los países y aplaudimos la Unión Aduanera entre Guatemala y Honduras”.

En este sentido, la Secretaria General de la SIECA, en su calidad de Canciller de la Orden del Jaguar confirió la Orden en el Grado de Gran Cruz – máximo rango que se concede únicamente a Jefes de Estado y de Gobierno, y centroamericanos que presten servicios sobresalientes a la región–  a su excelencia Jimmy Morales, presidente de la República de Guatemala y a su excelencia Juan Orlando Hernández, presidente de la República de Honduras; su aporte excepcional y transformador para la integración económica regional, a través de la implementación de la Unión Aduanera entre sus países.

Uno de los cambios más significativos a implementarse a partir de esta fecha, es el uso de la Factura y Declaración Única Centroamericana (FYDUCA) que facilitará la documentación, pago de los tributos, validación electrónica de MSF, pre-chequeo electrónico migratorio de conductores y el paso de mercancías por los puestos fronterizos integrados de Corinto, El Florido y Agua Caliente. Con este nuevo sistema se da un cambio en el esquema de procedimientos y trámites manuales hacia uno de procedimientos digitales para el intercambio comercial entre ambos países, haciéndolos más expeditos y eficientes.

Este hito comercial en la región evidencia el compromiso real de Guatemala y Honduras hacia una integración económica más profunda. Sin lugar a dudas, los múltiples beneficios de este proceso comercial se reflejan en la agilización y simplificación de los trámites para trasladar bienes entre ambos países, lo que se traducirá en una reducción en los costos de la cadena logística, incrementando el comercio y la producción que repercutirá en el desarrollo integral de los habitantes de ambas naciones.

De conformidad con las cifras brindadas por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y el Banco Mundial (BM), los resultados esperados con la implementación de la Unión Aduanera incluyen: una reducción de los costos logísticos en el comercio bilateral del 25%; asimismo indican que ambas naciones podrán tener incrementos en su Producto Interno Bruto (PIB) de entre el 0.6 % y el 2.5 %. Además, la recaudación tributaria de ambos países se verá favorecida con el incremento del comercio.

Los cambios positivos no se limitan únicamente a la mejora en indicadores de eficiencia en Puestos Fronterizos Integrados, también impactan al desarrollo social de la región, debido a la estimulación económica evidenciada en la creación de nuevos empleos, según estimados del BM.

Este avance en la integración ha sido posible gracias al apoyo de instituciones como el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), quien apoyó la unión aduanera a través de cooperación no reembolsable por US$ 1.5 millones, que complementa cooperación financiera ya recibida del Fondo SICA-España, el Banco Interamericano de Desarrollo y el BM. Este trascendental logro representa al liderazgo de los presidentes de Honduras y Guatemala, a la voluntad y compromiso de sus altas autoridades representadas en la Instancia Ministerial, la Instancia Ejecutiva y los equipos técnicos especializados, y a la flexibilidad de los instrumentos jurídicos de la integración económica, que permiten a dos o más naciones centroamericanas acelerar sus procesos de integración económica conforme a su capacidad.

Finalmente, gracias al Protocolo Habilitante de la Unión Aduanera, se abren las puertas para que otros países de la región avancen a su propio ritmo y los países centroamericanos han tomado ventaja de esta flexibilidad, por ejemplo, El Salvador ha adelantado los ejercicios de facilitación de comercio con Guatemala. De la misma forma, Nicaragua ha manifestado su interés y sigue de cerca el desarrollo del proceso de unión aduanera entre Guatemala y Honduras. Estas iniciativas vislumbran un futuro prometedor para concretar la necesaria Unión Aduanera Centroamericana, según su Hoja de Ruta y los beneficios regionales que ésta traerá a la región.