UNA HISTORIA CON SABOR A TABACO

0
2468

La industria del tabaco en Nicaragua vive en los últimos años uno de sus mejores momentos, luego de su época de oro en los años sesenta. Ocupa un lugar de importancia en la economía nacional y ubica a Nicaragua en un lugar privilegiado a nivel internacional.

El doctor Alejandro Martínez Cuenca, presidente y propietario de “Joya de Nicaragua”, empresa ícono en la historia del tabaco nicaragüense, pionera en la industria y con el privilegio de haber manufacturado el tabaco oficial de la Casa Blanca en los años sesenta, habla sobre esa historia y su pasión por el tabaco.

“La historia del tabaco en Nicaragua inicia con la actividad de manufactura de puros Premium en el año 1968. Fue Joya de Nicaragua la pionera de la manufactura de puros a nivel de Centroamérica, la que tuvo la suerte de haber iniciado en el mercado mundial, convirtiéndose en el puro oficial de la Casa Blanca (Sede presidencial de Estados Unidos) en 1969. Ahí comienza la verdadera historia del tabaco. Antes de Joya no había nada, habían cultivos en Estelí desde 1965, pero no había industria ni gente entrenada para rolar puros y hacer puros Premium. En 1968 surge con dos cubanos: Francisco Mermejo y Simón Camacho, ellos inician la manufactura netamente nica con tabaco crecido en Estelí, jalapa y Ocotal. Joya de Nicaragua tiene éxito por ser el primero y logra posicionarse en el mercado como una marca muy respetable. Es el puro oficial de la Casa Blanca desde 1969 hasta 1974, cuando se suspende la posibilidad de fumar dentro de la Casa Blanca”.

¿CÓMO ES QUE SE LLEGA A ALCANZAR UN LOGRO COMO ESTE?

El trabajo absolutamente firme, talentoso de dos pioneros que vienen a Nicaragua después de haber estado trabajando muchos años en Cuba, prueban si la semilla cubana puede nacer aquí en Nicaragua y para su sorpresa empieza a crecer el tabaco y después tienen tanto que dicen: “¿qué hacemos con tanto tabaco?” y en lugar de venderlo en ramas, hacen una fábrica, entrenan a la gente y fabrican los puros, gracias a eso. Después hay una coincidencia de la vida; el universo siempre encuentra la manera de dar suerte a estos pioneros que mandan sus primeros puros y llegan a un lugar muy conocido: Las Vegas (Estados Unidos) y de casualidad el suizo encargado de todo el abastecimiento de la Casa Blanca, que está preocupado porque se han quedado sin puros cubanos debido al embargo a Cuba, se encuentra con estos puros, Joya de Nicaragua, que no tienen mucho que envidiar al puro cubano. Se lleva la caja, la pone a prueba y se da cuenta que es lo que ellos querían. A partir de ahí llega el presidente (Lyndon Baines) Johnson, después de la muerte de (el presidente John F.) Kennedy y siguen el ritual que se había establecido desde antes del presidente (Franklin) Roosevelt, de que después de que se atendía a los huéspedes de honor se les llevaba a un cuarto que le llamaban Green Room o cuarto verde, en donde después de las cenas oficiales iban a degustar café, coñac y puro. Como ya no tenían el (puro) cubano, metieron el Joya.

En 1971, cuando llega Somoza a la Casa Blanca, para su sorpresa se encuentra con que hay un puro que se llama Joya de Nicaragua, que se hace en Nicaragua y él no sabía que existía. De ahí viene la buena y mala suerte, la buena por estar en un lugar privilegiado y la mala porque Somoza se da cuenta que hay dos cubanos que Infonac había financiado para sembrar tabaco, y cuando regresa a Nicaragua, el 14 de junio de 1971, convoca a estos dos cubanos a la presidencia, para decirles ‘les dimos un préstamo en 1965, ustedes están sembrando tabaco, han pasado tres años y no han pagado un centavo. Entonces arreglemos esto por las buenas’, como era la práctica, ‘les borro la deuda y ustedes me endosan las acciones de la compañía hasta un 75 por ciento y de esa manera todos estamos contentos’.

Se vuelve una de las primeras empresas, la más fuerte en la venta de puros en el mercado americano, que llega a vender nueve millones en el año 1977. Al llegar 1979, la empresa se convierte en el centro donde la Guardia Nacional atacaba a las fuerzas revolucionarias…un comando y centro de ataque desde donde la Guardia atacaba y al que los revolucionarios de Estelí atacaban. La empresa se quema y en 1980, con esfuerzo de los trabajadores, sin salario empiezan a reconstruir la empresa que hoy es icono de la historia de Estelí, de lo que ha sido la historia convulsiva de Nicaragua. Los trabajadores empiezan a trabajar bajo régimen estatal, hasta 1991. (En los años ochenta) esta empresa está siendo administrada en muy mala forma, no tenían dinero, no tenían para pagar salarios; lo que era una empresa que producía 9 millones de puros, pasa a producir 10 mil, 20 mil puros al año .El nuevo gobierno, de doña Violeta (Chamorro), tenía que pasar subsidio a estas empresas que estaban muy mal y deciden privatizar. En 1994 se abre un proceso de licitación pública para la adjudicación de la infraestructura, porque aunque ahí se fabricaba Joya, se había perdido la marca, porque cuando Somoza estaba por irse, mandó al gerente a vender la marca a la empresa norteamericana que estaba distribuyendo Joya de Nicaragua. Lo que al final se privatiza no es la marca, porque está vendida. En 1994, a la luz de esta licitación, yo propongo participar como familia y se me adjudica esa propiedad, pago por ella, pero yo sabía que estaba comprando exclusivamente un edificio histórico que en un tiempo era la cuna de Joya de Nicaragua. Después me tocó cinco años de negociación en los EEUU con la empresa que había adquirido la marca para que nos re vendieran la marca a los nuevos propietarios de la fábrica, para poder vender en el mercado americano. Así es como, con el apoyo de bancos internacionales que me ayudaron en ese momento porque yo no tenía los recursos para comprar una marca que era un icono, logré concretar la negociación para traer de regreso a su casa a Joya de Nicaragua. A partir de 1995 estábamos manufacturando puros, pero en pequeñas cantidades, sin una marca precisa, porque podíamos vender con otro nombre, inventamos otros nombres, como Flor de Nicaragua y registré esa marca y una vez que pude ir entrando al mercado americano se dio la posibilidad de negociar con la empresa (que tenía la marca Joya).

CUANDO LA COMPRÓ FUE TODO UN RETO, ¿CUÁL ERA SU VISIÓN EN ESE ENTONCES?

Cuando tomé la decisión de solicitar el apoyo de mi familia para hacer esa inversión, sabía que comprar una propiedad por comprar una propiedad era una locura, pero había tanta historia que rescatar. Tomamos la decisión, compremos, ayudemos a los trabajadores a regresar a trabajar en lo que saben, pero con la mira de que nuestro objetivo final era traer a su cuna, lo que había sido sacado fuera de Nicaragua en un momento histórico, de la guerra, del inicio de la revolución, era una visión que yo tenía desde que me levantaba hasta que me acostaba y andaba pensando ‘cómo lo hago’ hasta que las circunstancias favorecieron el poderme acercar a la empresa norteamericana, que en ese momento estaba pasando una situación de crisis, para decirles: ‘les compro Joya’. Fue una visión de persistencia, un deseo claro, una estrategia que sabía que iba a funcionar. Eso nos lleva al día de hoy…

Es la única (empresa tabacalera) netamente nicaragüense que ha logrado, por el esfuerzo de un colectivo, posicionar esta marca a nivel mundial. Estamos en 47 países y más de la mitad de nuestra producción va a otros destinos desde Turquía, países árabes, Alemania, Inglaterra, Australia, Canadá, Nueva Zelanda, Taiwan, Japón y Estados Unidos. Es el resultado de tener una visión clara hacia dónde vamos, en una industria sumamente delicada, no es una industria de humo, es una industria que crea un placer, que es saludable en tanto se use como un hobbie y no como un hábito… otros han seguido atrás y en conjunto todas hemos hecho la industria del tabaco en Nicaragua, que hoy ocupa el quinto o sexto rubro más importante de exportaciones en Nicaragua, con una generación de divisas de 190 millones de exportación en el año 2013 y si nos vamos al año 2009 las exportaciones eran de 91 millones de dólares, es un salto extraordinario.

¿A QUÉ SE DEBE ESE CRECIMIENTO?

Una vez que Nicaragua fue puesta en el radar que se fabricaba un tabaco muy interesante, con muchos sabores, con muchos aromas, el mundo abrió los ojos y (dijeron) nos gustan los puros, el tabaco, pero también el tabaco nicaragüense y Nicaragua está haciendo un tabaco de calidad, muy sofisticado, de primera línea; clasificados entre los mejores tabacos y puros del mundo, Nicaragua está ranqueando arriba, en la cima. Eso no era así hace seis años.

TRIBUTO A LA HISTORIA

Joya de Nicaragua tiene hoy 46 años. El año pasado la empresa celebró sus 45 años para ofrecer tributo a una marca que es la pionera del puro premium a nivel centroamericano, con un nombre muy especial: Joya de Nicaragua, dice Martínez Cuenca “Con gran orgullo, tengo que decir, hemos logrado revivir una empresa que estuvo virtualmente cerrada casi por cinco años y traer de nuevo a su cuna el origen de Joya de Nicaragua. Estamos celebrando el 45 años, como tributo a los que comenzaron, un tributo a Nicaragua”, comentó.

La empresa celebró con una edición muy limitada del puro 45. Con la subasta de algunas cajas se crearon fondos para apoyar una causa social de Estelí, el programa de Fe y Alegría, financiando becas para niños de familias muy pobres, de algunos trabajadores del tabaco. “Para reconocer que el futuro de Nicaragua es promisorio y reconocer que tenemos que construir ese futuro”.

¿QUÉ ES LO QUE LO PONE EN ESA CALIFICACIÓN?

Una combinación. Primero que Nicaragua fue descubierta y las mismas condiciones agronómicas de Nicaragua, sobre todo de la zona norte de las Segovias, Jalapa, Estelí, Ocotal, Ometepe, en donde se ha probado que las condiciones de suelo, de agua, de viento y el número de horas de sol, han ayudado de una manera privilegiada a sacar un producto de una calidad extraordinaria.

¿CUÁL ES EL APORTE DEL TABACO A LA ECONOMÍA NICARAGÜENSE?

El aporte del tabaco al país es inmenso, hay pocas actividades en donde el contenido de generación de divisas por cada dólar exportado es uno de los más altos…Por cada dólar, 70 centavos se quedan en el país…Vivimos momentos muy interesantes, la industria está dando lo que tiene que dar: estabilidad de trabajo, ingresos para el país, poniendo a Nicaragua en el mapa. (Se dice) “Ahí (Nicaragua) hay cosas interesantes: un ron muy bueno, muy conocido, puros como Joya, que lo veo en Madrid, en Moscú, en Tokio, y otros puros y otras marcas, como Oliva, Padrón, Plascencia, todos son buenos puros, cada uno tiene su propia identidad.

¿QUÉ LE DA LA IDENTIDAD A UN PURO?

El tipo de tabaco que usas, si tomas un puro Antaño, todo ese tabaco es de Estelí, tiene una característica, una capa muy particular, unos sabores interesantes y le dan fortaleza al puro, es una combinación de sabores que te hace disfrutarlo.

¿SE TIENE QUE APRENDER A DISFRUTAR?

El que se mete a este negocio que no lo haga por dinero, tenés que meterte por pasión…Si tenés pasión, paciencia y deseos de dejar de ver solo la parte superficial de las cosas, y decir mi cuerpo tiene derecho de disfrutar un momento de relajamiento donde quiero estar tranquilo, en una conversación y poder compartir… El puro tiene una característica, que sin perder la cabeza te relaja tu cuerpo, dejando que tus arterias fluyan sin presión y está probado medicamente, inclusive que un puro no de manera habitual sino de disfrutarlo una o tres veces a la semana, es bueno para la función arterial.

¿CÓMO SE DESPERTÓ ESA PASIÓN EN USTED?

Eso es difícil decir, ¿cómo se despiertan las pasiones?. Se despiertan de experiencia, se despiertan cuando quitas los mitos de encima, los mitos que te llevan a cualquier pensamiento…

La primera vez que yo tuve un puro en la boca tenía 15 años y no me lo puse porque yo quise, sino fue un castigo de mi padre, que era médico, que no quería que yo fumara nada y me vio fumando cigarrillo y en mi casa había un familia mayor que fumaba puro y como castigo, el médico, mi padre, agarró un puro, me lo puso en la boca y me dijo: ‘ahora te fumas esto, para que no sigas fumando’, me dejó una hora sentado fumando un puro que mi tío había dejado la noche anterior, era un cabo, comencé a fumar y te puedo decir, 52 años después, que yo sentí un placer inmenso fumándome ese puro. Cuando sale mi padre yo ya estaba lívido, blanco, me dice: ‘ta bueno verdad?, no volvas a fumar. Te gusto?’, ‘pijudo’ , le dije yo. Me pegó un coscorrón en la cabeza y me dijo: ‘vos sos insoportable, no te voy a poder controlar’.

“La manufactura de un puro es una obra de arte, es un trabajo artesanal, no lo hace una máquina, lo hacen personas que todos los días llegan a rolar, necesitas las manos de la mujer, el estado de ánimo de la persona, el ambiente de trabajo para garantizar que todos los puros sean constantes”.

¿Y DEJÓ DE FUMAR CIGARRILLOS?

Cuando ya tenía 25 años. En un viaje que hice al exterior compré una caja de un puro que se hacía en Cuba, de una marca muy conocida, y ahí comencé a hacer mi pregunta: ¿cómo harán para hacer esto?, ¿por qué es tan rico?, ¿por qué lo disfruto tanto?. En los años 80, ya era ministro en ese entonces y me tocó ir a la fábrica y conocer. Recuerdo aquella conversación, la única pregunta que hice fue: ¿cómo hacen estas mujeres para que sentadas en estas mesas, el puro que hicieron ahora y el siguiente sea exactamente igual y todos son iguales? Hay una magia, para mí toda esa magia despertó mi pasión.

¿QUÉ TANTA CULTURA DE TABACO HAY EN NICARAGUA?

El problema es que hemos sido tímidos. Siempre somos tímidos. No queremos reconocer que la cultura del tabaco viene desde antes que viniera Cristobal Colón. En los indios de Nicaragua de las distintas tribus era usado como un saludo a los dioses y era usado en las cosas más sagradas de la cultura indígena de Nicaragua. En Nicaragua se cultivó, y no solo en Nicaragua, esto venía desde los Mayas, Aztecas, Incas que producían un tabaco muy original de las Américas, que se llama el chilcagre en Nicaragua. Si visitan los pueblos se encuentran con una viejita que está masticando un tabaco. Es un tabaco muy primitivo, tiene mucho olor, es primitivo en el sentido que no podes usar un chilcagre para hacer un puro Premium, pero también los italianos tienen un puro primitivo que se llama el Toscana, con un aroma muy especial y es exitoso en Italia. Aquí en Nicaragua hemos hecho la industria del tabaco con la semilla de tabaco habano, que es el que más se ha adaptado a lo que los consumidores quieren ver en un puro: apreciar el puro, ver el color de la capa, cuántas venas tiene resaltadas. Es el producto de trabajadores que con sus ojos, con su tacto en los dedos van haciendo ese puro que es igual a todos los otros y que tienen su propia identidad, tienen identidad fuerte, más suave, muy dulce, muy compleja, con distintos sabores en la boca. Se fuma para activar tu habilidad del sabor en la lengua, en la boca, en los labios, la garganta, no se fuma para los pulmones, y te van dando distintos tonos, como cuando uno se toma una copa de vino…El puro es para disfrutarlo.

“La manufactura del puro, en un 70 por ciento, lo hacen manos de mujer, porque tienen el tacto mejor que el de los hombres. Y cuando empezás a ver todas esas cosas que el universo ha hecho y que muchas veces las dejamos desapercibidas, fomentan en vos lo que va siendo cada día más la pasión”.