Unión aduanera aún no beneficia al comercio de Centroamérica

0
896

El proyecto de unión aduanera que se impulsa en la región se basa en una gestión integrada de fronteras, basada en una estrategia regional que fue avalada por todos los países.

Pese al revuelo que causó en los últimos meses la integración de tres puestos fronterizos de Guatemala y Honduras como primer paso hacia la unión aduanera, ese ejercicio aún no beneficiará al comercio centroamericano. Se espera que la región perciba los efectos cuando El Salvador se integre al proyecto y para que eso ocurra hay que esperar al menos un año, señala Eduardo Espinoza, director del Centro de Estudios para la Integración Económica (CEIE).

“Lo que sucede es que las facilidades las tienen los dos países que son miembros (Guatemala y Honduras), pero a una mercancía que viene, por ejemplo, de Costa Rica, como todavía no es miembro (de la unión aduanera) se le aplican los controles normales. Además, por esas aduanas integradas no pasan mercancías centroamericanas”, afirma Espinoza.

Añadió que “el corredor lógico de las mercancías centroamericanas es por el Pacífico y pasa por El Salvador. Ningún transportista se va por Honduras para llegar a Guatemala. Entonces en cuanto ingrese El Salvador sí se verá beneficiado el comercio centroamericano”, explicó Espinoza, durante el taller regional para periodistas y comunicadores centroamericanos, realizado por el Sistema de Integración Económica Centroamericana (Sieca).

Y aunque El Salvador ya inició el proceso para ingresar al mecanismo, este no podrá concretarse antes de un año. “El riesgo es mayor entre Guatemala y El Salvador por la cantidad de medios de transporte que circulan. Solo El Salvador tiene seis aduanas, cuatro con Guatemala y dos con Honduras, la inversión en seis aduanas es mayor, Honduras solo tenía dos y abrió una”, expone William García, director de Integración Económica y Comercio del Sieca.

A Honduras y Guatemala le tomó 8 meses

Según García, a Guatemala y Honduras, integrar sus aduanas, les tomó unos ocho meses, pero esta mayor complejidad que implica la integración de aduanas entre El Salvador, Guatemala y Honduras requerirá al menos un año.

García explica que todo el aspecto técnico que implica el proceso de unificación de aduanas en 12 meses puede estar completado, pero a esto hay que sumarle todo lo relacionado con aspectos legales, que en algunos casos tienen que ser ratificados por los congresos de los países. “Y eso es un poco más complicado, depende de cómo esté la conformación política de los congresos para apoyar o no medidas de este tipo”, dice García.

Según Sieca, el proyecto de unión aduanera que se impulsa en la región se basa en una gestión integrada de fronteras, basada en una estrategia regional que fue avalada por todos los países y en la cual jugará un rol preponderante la plataforma única digital de comercio, cuyo establecimiento está liderado por Costa Rica.