Finanzas

Salud financiera, clave para sobrevivir a épocas de recesión

Alcanzar una vida financiera más ordenada y acorde a nuestros ingresos es posible. Hay una serie de pasos a seguir y si lo intentamos de manera razonada, es posible lograrlo
Pinterest LinkedIn Tumblr

En épocas de recesión, como la que estamos viviendo actualmente, una buena salud financiera puede hacer la diferencia, tanto a nivel personal y familiar, como a nivel empresarial. Hoy brindamos algunos consejos para lograrlo a nivel de finanzas personales y familiares.

El ahorro, la gestión de la deuda y la planificación financiera son algunos de los pilares fundamentales para alcanzar una vida financiera saludable, que permita una mejor calidad de vida y nos aleje del sobreendeudamiento. Para ello, es importante tomar decisiones financieras acertadas. “Si una persona analiza sus decisiones financieras considerando en detalle las consecuencias positivas y negativas que se desprenden de cada una, probablemente tomaría decisiones más razonadas, que le permitirían mejorar su condición de vida en el futuro”, indica el portal de Educación sobre Finanzas Personales de BAC Credomatic en el documento Educando tus Finanzas.

La primera clave es la planeación financiera, la cual permite anticipar eventualidades y tomar mejores decisiones. Definir un plan es transformar los sueños en metas concretas y este plan ayuda a hacerlas realidad. Para ello, los expertos recomiendan preguntarse: ¿qué deseo lograr?, ¿en qué plazo? y ¿cuánto dinero necesito para lograrlo?

Otra práctica importante es registrar los gastos e ingresos, información de mucho valor para hacer un presupuesto mensual o quincenal. Según las recomendaciones del documento citado, el presupuesto “no es una alternativa, es una necesidad” ya que permite planificar, evaluar y tomar decisiones, así como conocer tu capacidad de pago y nivel de endeudamiento.

Realizar un presupuesto y apegarse al mismo es primordial para cumplir con esas metas fijadas e ir logrando una vida financiera más ordenada y acorde a nuestros ingresos. Para lograrlo se recomienda: planificar los gastos, destinar un fondo de emergencia, destinar un monto de ahorro fijo y ahorrar más de lo planificado siempre que se pueda, anotar los gastos diarios y no gastar los ahorros.

Pasos para hacer el presupuesto

  • Anota todos los ingresos. Con ello, sabrás con cuánto dinero cuentas realmente
  • Anota todos los gastos fijos por orden de obligación. Esto te ayudará a conocer tus obligaciones y permitirá tomar decisiones a la hora de recortar gastos no indispensables
  • Resta los gastos de los ingresos y el resultado será tu saldo disponible.

Cuánto dinero destinar a cada rubro

Las deudas de una persona no deberían ser mayores a la tercera parte del total de sus ingresos, recomiendan los especialistas, es decir que el máximo que una persona paga en concepto de deuda debería ser entre 30% y 35% de sus ingresos. Más allá de eso, es necesario poner en marcha un plan que permita reducirlos, pues es indicativo de que se está sobreendeudado.

Los gastos del hogar dependen de la cantidad de miembros de la familia, pero lo saludable es que sea un gasto del 35% de los ingresos totales. Si en una familia el 80% de sus ingresos es para cubrir gastos, es probable que sea necesario buscar fuentes de ingresos alternativos, advierte el portal de la entidad bancaria.

Lo recomendable es poder ahorrar al menos el 10% de los ingresos totales y no tener que recurrir a ellos para ningún otro gasto.

Otros gastos. También se recomienda destinar un 10% de los ingresos para atender gastos que no están planificados y que puedan surgir. Asimismo, un 10% para seguros, para asegurar algún bien, como la casa o un vehículo.

Introduzca su comentario aquí..