fbpx
Etiqueta

productores

Navegando

El cambio climático, la degradación de los bosques y los suelos, la falta de agua, todo el desastre ambiental que en los últimos años ha creado el hombre, pone en riesgo a los productores y la seguridad alimentaria, obligándonos a encontrar soluciones urgentes.

Que los agricultores cuenten con conocimientos para adaptarse al cambio climático es de suma importancia en estos tiempos de transformaciones de gran envergadura porque eso permitirá no sólo continuar produciendo y garantizando alimentos de calidad, sino también poder hacerlo en armonía con el planeta.

El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, indica en su sitio oficial que el mundo tiene seis desafíos principales: cambio climático, seguridad alimentaria, seguridad hídrica, salud humana, riesgo de desastres, y sociales y desarrollo económico.

En ese sentido, más de 36 mil familias nicaragüenses que se dedican a la producción de café y cacao en Nueva Segovia, Madriz, Estelí, Jinotega, Matagalpa, Río San Juan, Boaco y la Costa Caribe, formaron parte del Programa de Adaptación a cambios en los mercados y a los efectos del cambio climático, el cual tuvo una duración de seis años y culminó este año.

Los productores aprendieron nuevas habilidades para administrar sus negocios eficientemente, aumentando la productividad de sus cultivos, así como tener mayor acceso a los mercados y a nuevas tecnologías.

El programa, aprobado por el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) en 2013 y financiado parcialmente por  el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), mejora significativamente la calidad de vida de los productores, genera valor agregado a las cadenas productivas y aporta al desarrollo socioeconómico del país.

Un comunicado oficial del BCIE indica que es muy satisfactorio impactar de forma positiva en la vida de las familias nicaragüenses, ya que esta iniciativa fortalece la competitividad, mejora los ingresos, fomenta el empleo, la adaptación al cambio climático y garantiza la seguridad alimentaria en zonas rurales del país. Según el comunicado, se aumentó el rendimiento promedio del café y el cacao en un 25% y se crearon planes de inversión para continuar  actividades productivas.

Después de participar en este programa, las familias productoras quedan con importantes conocimientos como las formas de cultivar sus rubros de una manera sostenible, manejo y control de enfermedades de las plantas y preparación de fertilizantes orgánicos, entre otros que son fundamentales para producir sin dañar el medio ambiente.

El hambre en el mundo sigue aumentando y entre las principales causas están la variabilidad y los fenómenos meteorológicos extremos.

Las condiciones meteorológicas imprevisibles y extremas hacen que sea más difícil producir los alimentos que necesita para una población en aumento, ¡pero aún estamos a tiempo de actuar!

Para ello se requiere  hacer frente al cambio climático para que todos, en cualquier lugar, puedan tener acceso a suficientes alimentos nutritivos y seguros. Cada uno de nosotros puede hacer la diferencia.

La FAO nos brinda 5 acciones por el clima con las que puedes contribuir para acabar con el hambre en un mundo con un clima cambiante:

 Adopta una dieta más sostenible y diversa

Una vez a la semana, comer un plato completamente vegetariano (incluyendo legumbres, como lentejas, frijoles, guisantes o garbanzos) en lugar de carne. Para producir carne se utilizan muchos recursos naturales, especialmente agua. También se talan y queman millones de hectáreas de selva tropical para convertir la tierra en pastizales para el ganado.

Disminuye tu desperdicio de comida

Cada año se desperdicia un tercio de todos los alimentos que producimos.

Esto significa que también estamos desperdiciando recursos (como agua, mano de obra y transporte) que se destinan a la producción de estos alimentos. Compra solo lo que necesite haciendo una lista de compras y creando un plan de comidas para evitar esas compras impulsivas.

Por otro lado, es importante apreciar las sobras. Se podrían tirar fácilmente en el contenedor, pero ¿por qué no congelarlas para más tarde o usarlas como ingrediente en otra comida?  Por último, muestra un poco de amor por las frutas y verduras “feas” que podrían desperdiciarse simplemente porque no son perfectas en el exterior. ¡No te dejes engañar, saben igual de bien!

Usa menos agua

El agua es el ingrediente básico de la vida y no podemos producir nuestros alimentos sin ella. Si bien es importante que los agricultores aprendan a usar menos agua para cultivar, también es importante saber que se puede conservar el agua reduciendo el desperdicio de alimentos. Cuando tiras comida, estás desperdiciando los recursos y el agua que se destinaron para producirla. Por ejemplo, se necesitan 50 litros de agua para producir una naranja. Otra manera de evitar malgastar el agua es tomar una ducha rápida y cerrar el agua mientras te cepillas los dientes.

Apoye a productores de la zona

Los agricultores son los más perjudicados por el cambio climático y necesitan nuestro apoyo más que nunca. Al comprar productos locales, apoyas a los agricultores familiares y pequeñas empresas de tu comunidad. También ayudas a combatir la contaminación al reducir las distancias de entrega de los camiones y otros vehículos.

Fuente: FAO