¡Gracias a ti madrecita!

0
235

Cada 30 de mayo se celebra el día de la madre nicaragüense, existen un sinnúmero de razones por las cuales dar gracias a ese ser que te trajo al mundo.

Una madre se convierte en el ser incondicional para toda la vida, por tan solo el hecho de haberte concebido en su vientre durante 9 meses. No existe un manual para ser madre, cada una ha tratado de dar lo mejor por sus hijos y todo esa ardua labor hay que agradecerla.

¡Solo queda dar Gracias!

Gracias, a esa mujer dispuesta a dar hasta el último segundo de su tiempo para cuidarte.

Lee más: Video debate Emprende 50

Gracias por la entrega y dedicación, por los cuidos y afecto, de verdad gracias por cumplir el papel más difícil sin saber si se hace lo correcto o no.

La mayor de las gracias por compartir momentos únicos, por dar lo mejor de ti, por dejar salidas y reuniones para quedarte en la cama viendo películas de muñequitos.

Gracias por hacer la comida más deliciosa, esa que hace decir “mi mamá la hace mejor”.

La admiración y el orgullo de ser tu hijo (a) no tiene límites, eres el mayor de los tesoros esos que valen la vida entera.

Celebrarte un 30 de mayo es poco para lo que mereces. Premios y reconocimientos por ser madre, por soportar dolores, llantos, noches de desvelo y demás. Te mereces más que el cielo, te mereces más de lo que has dado.

Tantos consejos y llamados de atención que forman a una persona, correcciones y jalones de oreja, porque simplemente deseas lo mejor para tus hijos.

Es admirable cómo aquellas madres han suplido la ausencia de un padre, que han salido adelante sin ese apoyo, que han luchado por sus hijos (a) para darle lo mejor y llenar ese vacío emocional.

La atención, la confianza, la ayuda idónea que solo una madre sabe dar. Ese amor maternal, ese calor abriga hasta en las noches más oscuras, eres tú.

Lee más: ¿Cómo cuidar a los niños en el invierno?

En fin gracias a esas madres, abuelas y mujeres que han sido más que un apoyo, un sostén cuando se siente que el mundo se acaba. Gracias por sacar la mejor sonrisa, por pensar en sus hijos antes que ustedes.

Gracias por aceptar este gran reto… ¡Felicidades madrecitas!