Salud

La urgente necesidad de un mundo sin tabaco

La OMS conmemora el Día Mundial Sin Tabaco para alertar sobre los efectos negativos del tabaquismo y resaltar la importancia de sustituir el cultivo de tabaco por alimentos sostenibles
Pinterest LinkedIn Tumblr
Getting your Trinity Audio player ready...

Hoy, 31 de mayo, se celebra el Día Mundial Sin Tabaco, una fecha dedicada a concienciar a la población sobre los peligros del consumo de tabaco y destacar la necesidad de un cambio en el cultivo de esta planta. Desde que la Asamblea de la Organización Mundial de la Salud (OMS) instituyera esta jornada en 1987, se ha buscado promover una mayor comprensión de los efectos negativos que el tabaco tiene en la salud de las personas.

El tabaquismo sigue siendo la principal causa de muerte prevenible en los países desarrollados, según los datos proporcionados por la OMS. Además, se ha demostrado que el consumo de tabaco está relacionado con la aparición de diversos tipos de cáncer, como de pulmón, laringe, faringe, riñón, estómago e hígado. Estas alarmantes estadísticas subrayan la importancia de tomar medidas para disuadir a las personas de consumir tabaco y promover estilos de vida saludable.

En este contexto, el Día Mundial Sin Tabaco también busca poner en evidencia las prácticas de las empresas tabacaleras, que a menudo incitan al consumo y obstaculizan los esfuerzos por cambiar el enfoque del cultivo de tabaco hacia actividades más sostenibles y saludables.

Este año, la campaña Cultivemos alimentos, no tabaco de la OPS, cobra especial relevancia. Esta iniciativa tiene como objetivo movilizar a los gobiernos para que pongan fin a las subvenciones al cultivo de tabaco y destinen los recursos ahorrados a programas de sustitución de cultivos que beneficien a los agricultores, mejoren la seguridad alimentaria y la nutrición.

Al cultivar tabaco, no solo se pone en peligro la salud de los agricultores y la nuestra propia, sino que también se contribuye a la crisis alimentaria mundial y se promueve la desertificación y la degradación del medio ambiente, indica el organismo de la salud.

Los objetivos de la campaña incluyen concienciar a las comunidades dedicadas al cultivo de tabaco sobre los beneficios de abandonar esta práctica y adoptar cultivos sostenibles, apoyar la lucha contra la desertificación y la degradación ambiental, reducir el cultivo de tabaco, y denunciar las tácticas de la industria tabacalera que obstaculizan los esfuerzos por alcanzar medios de vida sostenibles.

Según datos de la OPS, hay más de 124 países que producen tabaco como cultivo comercial, y destinan a esa actividad una superficie estimada de 3,2 millones de hectáreas de tierra fértil. Los tres principales productores de hoja de tabaco (China, el Brasil y la India, por orden de producción) concentran más del 60% de la producción mundial. A medida que se endurecen las normativas de los países de ingreso mediano y alto, las empresas tabacaleras se dirigen cada vez más a los países africanos para aumentar su producción de hoja de tabaco.

La iniciativa conjunta Agricultura sin tabaco ha sido implementada en Kenia por la Organización Mundial de la Salud, el Programa Mundial de Alimentos y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, en colaboración con los Ministerios de Salud y de Agricultura. Su objetivo principal es crear un entorno propicio y favorable para que los agricultores puedan sustituir el cultivo de tabaco por otras formas de subsistencia. Hasta ahora, alrededor de 1,500 agricultores han optado por cultivar frijoles ricos en hierro, sin embargo, existen otras alternativas igualmente beneficiosas al tabaco, como el sorgo, el mijo y la papa. Esta iniciativa busca promover un ecosistema de producción y comercialización de cultivos diversificados.

Introduzca su comentario aquí..