fbpx
Etiqueta

Producción cinematográfica

Navegando

Desde su debut en 1959, Barbie se ha convertido en mucho más que una simple muñeca. Ha sido una figura icónica en la cultura popular, un símbolo de empoderamiento para niñas de todo el mundo y un negocio próspero que ha sabido adaptarse y evolucionar a lo largo de los años.

La historia de Barbie comenzó en marzo de 1959 cuando Ruth Handler, co-fundadora de Mattel, observó a su hija Barbara jugar con muñecas de papel y notó cómo le daba vida a sus fantasías e imaginaba su futuro. Inspirada por esta observación, Ruth tuvo la visión de crear una muñeca que permitiera a las niñas proyectar sus sueños y aspiraciones. Así nació Barbie, nombrada en honor a su hija, y presentada al mundo en la Feria del Juguete de Nueva York.

Desde sus inicios, Barbie se destacó por su diseño revolucionario. Era la primera muñeca en representar una mujer adulta con una figura más estilizada y detalles realistas. Esta innovación fue recibida con entusiasmo, y Barbie se convirtió rápidamente en un éxito de ventas.

A lo largo de los años, Mattel ha sabido mantener la frescura de la marca mediante la introducción de nuevas líneas de muñecas, accesorios y temáticas. Desde profesiones y deportes hasta ediciones especiales inspiradas en películas y personajes famosos, Barbie ha logrado mantenerse relevante en un mercado en constante cambio.

Además de la muñeca clásica, Mattel ha lanzado muñecas Barbie con diferentes tonos de piel, texturas de cabello y rasgos étnicos, promoviendo así la diversidad y la inclusión en sus productos. Esta medida ha sido aplaudida por la sociedad y ha sido un factor crucial para mantener a Barbie como una marca moderna y progresista.

Un exitoso enfoque de Marketing

El éxito de Barbie no se debe solo a su diseño y diversidad de productos, sino también a su exitoso enfoque de marketing. Desde el principio, Mattel se ha esforzado por promover la marca a través de campañas publicitarias ingeniosas que han capturado la imaginación de niñas y adultos por igual.

Barbie ha sido una estrella en televisión, apareciendo en películas animadas y series de televisión que han consolidado su presencia en la cultura popular. Además, la marca ha sabido aprovechar las redes sociales y las plataformas digitales para mantenerse relevante en la era digital y conectar con nuevas generaciones de niñas.

A pesar de su éxito, Barbie no ha estado exenta de críticas a lo largo de los años. Algunas voces han argumentado que su figura promueve estándares de belleza poco realistas y ha contribuido a la perpetuación de estereotipos de género. Mattel ha respondido a estas críticas lanzando campañas enfocadas en el empoderamiento femenino y promoviendo una imagen más inclusiva y diversa.

Barbie, un negocio millonario

Salta al cine y el negocio continúa

Con el salto que Barbie dio hacia la gran pantalla con su primera adaptación cinematográfica de acción real, protagonizada por Margot Robbie en el papel de Barbie y Ryan Gosling como Ken, su compañero, se espera que el impacto del esperado estreno en los ingresos de Mattel sea enorme y haga que los ingresos de la compañía regresen a sus días más gloriosos.

Los datos de la compañía revelan que sus ingresos totales a nivel mundial disminuyeron a partir de 2013, pasando de 6.500 millones de dólares en ventas a 4.500 millones en 2018. Aunque los años de pandemia brindaron cierta recuperación, la empresa aún se encuentra en proceso de volver a sus días de gloria.

Barbie logró alcanzar el valor de ventas más alto desde 2013 en 2021, generando unos ingresos de aproximadamente 1.700 millones de dólares en todo el mundo. Esta cifra refleja el poder de atracción que sigue teniendo esta emblemática muñeca y su capacidad para mantenerse relevante en un mercado competitivo y en constante evolución.

El estreno de la película Barbie este jueves en los cines arrasó la taquilla en países como España, donde se recaudaron 1,8 millones de euros y encabeza la lista de las películas más vistas.

Con dos premios y ocho nominaciones a mejor película internacional hasta la fecha, Argentina se ha consagrado como el país de América Latina más reconocido por la Academia de Hollywood, estatus que puede reafirmar este domingo con el filme Argentina, 1985.

América Latina cuenta hasta la fecha con un total de 28 nominaciones al Oscar a la mejor película internacional (conocido hasta 2019 como mejor película de lengua extranjera o de habla no inglesa), de las cuales sólo cuatro se tradujeron en victorias.

La última de estas candidaturas corresponde al filme argentino de Santiago Mitre, que parte como uno de los máximos favoritos para llevarse la estatuilla este domingo, lo que lo convertiría en la tercera película argentina en alzarse con el galardón, después de que “La historia oficial” y “El secreto de sus ojos” se hicieran con él en 1986 y 2010, respectivamente. La primera nominación data de 1960, cuando el filme mexicano “Macario” se convirtió en la primera película latinoamericana nominada al Oscar a mejor película en lengua extranjera.

Precisamente México es el país de la región que cuenta con el mayor número de nominaciones (9) en esta categoría, aunque sólo una vez logró alzarse con el galardón. Fue en el certamen celebrado en 2019, con “Roma”, de Alfonso Cuarón.

En total, nueve países de América Latina han participado en esta categoría, aunque solo tres cuentan con un premio Oscar en sus vitrinas, pues a los ya mencionados Argentina y México, se les une Chile, que se llevó el premio máximo de la industria en idioma extranjero en 2018 con la película “Una mujer fantástica”. Cabe mencionar que Uruguay logró en 1992 su primera nominación al Oscar con “Un lugar en el mundo”, pero posteriormente la Academia concluyó que la cinta había sido producida íntegramente en Argentina, por lo que fue declarada inelegible y retirada de la votación final.

Nicaragua obtuvo una nominación en 1982 con la película Alsino y el cóndor, dirigida por Miguel Littín, siendo la única nominación a la mejor película extranjera que registra el país, no obstante, en 2015, se nominó La Parka, del nicaragüense Gabriel Serra, en la categoría de Mejor Cortometraje Documental.

Fuente: statista