Medio Ambiente

Cambio climático 2023, un llamado a la acción

Hoy, 24 de octubre, es el Día Internacional contra el Cambio Climático, una ocasión de relevancia global que brinda la oportunidad de generar conciencia acerca de los desafíos que enfrentamos.
Pinterest LinkedIn Tumblr
Getting your Trinity Audio player ready...

El 24 de octubre es el Día Internacional contra el Cambio Climático, una ocasión de relevancia global que brinda la oportunidad de generar conciencia acerca de los desafíos que enfrentamos. Además, sirve como plataforma para fomentar el diálogo y concretar medidas efectivas en la mitigación de sus efectos.

En los últimos años, se han desarrollado a nivel mundial nuevas tecnologías y medidas preventivas para abordar el cambio climático, no obstante, el progreso sigue siendo un reto. Según el reciente informe de la Organización Meteorológica Mundial (mayo 2023) “Global Annual to Decadal Climate Update”, hay un 98% de probabilidades de que al menos uno de los próximos cinco años (2023-2027), sea el más cálido registrado. De hecho, esto ya ocurrió en 2023, cuando se registraron olas de calor sin precedentes tanto en Guatemala como en todo el mundo.

Según Claudio Castañón, consultor de AguaConsulta, “las olas de calor en Guatemala son consecuencia del calentamiento global y del deterioro del medio ambiente, por ejemplo, la depredación de los bosques”.

Es fundamental distinguir entre «cambio climático» y «variabilidad climática». El término «cambio climático» se utiliza para denotar tendencias a largo plazo, generalmente vinculadas a las actividades humanas que alteran el clima. Por otro lado, la «variabilidad climática» hace referencia a las fluctuaciones naturales que ocurren a corto, mediano y largo plazo debido a factores naturales.

“Nos importa la variabilidad y el cambio climático porque tienen un impacto conjunto y ponen en riesgo el bienestar de las poblaciones, influyendo directamente en la calidad de vida de las personas. Estos desafíos nos afectan a todos, pero aún contamos con la oportunidad de tomar medidas que nos permitan mitigar sus efectos”, agregó Castañón.

Un factor adicional que incide en la variabilidad climática en el país es la aparición del fenómeno de El Niño. Según la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), El Niño conlleva a elevadas temperaturas antes del período de lluvias, canículas severas (sequías), desequilibrios en la cantidad de lluvia en las regiones del Caribe y Pacífico, y una falta de regularidad en el inicio, la distribución y el cese de la temporada de lluvias.

El fenómeno de El Niño se manifiesta con una periodicidad variable que oscila entre tres y siete años, y se distingue por la disminución de la cantidad de lluvia en gran parte de Guatemala. En la actualidad, El Niño se encuentra en desarrollo y se proyecta que persistirá durante el resto del presente año y a lo largo del primer semestre del 2024. Esta situación ha tenido un impacto notable en forma de una disminución significativa de las lluvias en ciertos meses del año, incidiendo en diversos sectores económicos.

Iniciativas de mitigación y adaptación al cambio climático

Los ciudadanos también tienen la capacidad de llevar a cabo acciones e iniciativas para atenuar los efectos del cambio climático. Entre las medidas a considerar se incluye promover la reforestación en diversas zonas, adoptar un uso eficiente y consciente del agua, fomentar la utilización de recursos renovables, como la energía solar, y otras estrategias afines.

Además, es esencial promover la cultura de ser «climáticamente positivos», lo cual implica que tanto empresas como individuos se comprometan a reducir directamente su propia huella de carbono. Esto significa la implementación de medidas dirigidas a abordar la causa fundamental del cambio climático: las emisiones excesivas de gases de efecto invernadero y dióxido de carbono.

En el mundo actual, es esencial que las empresas adquieran un profundo conocimiento de los beneficios económicos derivados de la transición hacia un modelo de negocio más ecológico y sostenible. Esto incluye la adopción de fuentes de energía renovable que no solo disminuyen las emisiones, sino que también contribuyen a la reducción de los costos operativos.

Cada acción en favor del medio ambiente es un paso adelante para un futuro más esperanzador. El mundo es una comunidad global con el poder de ser parte de la solución y construir un entorno más saludable y resistente para las próximas generaciones.

Introduzca su comentario aquí..