fbpx
Categoría

Energía

Categoría

Latinoamérica podría desempeñar un papel fundamental en la transición global hacia las energías renovables. La región se encuentra en una posición estratégica para cubrir su demanda total de energía mediante fuentes renovables para el año 2030. Este hecho destaca la relevancia de Latinoamérica en la búsqueda de soluciones sostenibles y representa un hito significativo en la adopción generalizada de energías limpias a nivel mundial, según datos recientemente proporcionados por la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en Inglés).

La Agencia Internacional de Energía destaca que Latinoamérica ya cuenta con uno de los sectores eléctricos más limpios a nivel mundial. Actualmente, el 60% de la electricidad en la región proviene de fuentes hidroeléctricas, cifra que duplica el promedio global. Este destacado uso de energía hidroeléctrica posiciona a Latinoamérica como una región líder en la adopción de fuentes de energía renovable, contribuyendo significativamente a la mitigación de impactos ambientales y consolidando su papel clave en la transición global hacia un futuro más sostenible.

En los últimos años, el sector energético de la región latina ha experimentado un crecimiento robusto. Según la Organización Latinoamericana de Energía (OLADE), América Latina y el Caribe ya integran un 25% de fuentes renovables en la composición de su matriz primaria de energía. Además, 59% de la generación de electricidad proviene de fuentes renovables.

En línea con un enfoque sostenible, la región tiene como objetivo ambicioso alcanzar el 70% de generación eléctrica a partir de fuentes renovables antes del año 2030. Estos datos subrayan el compromiso continuo de LATAM con la transición hacia un sistema energético más limpio y resaltan su posición como un referente en la adopción de prácticas sostenibles a nivel mundial.

La energía nuclear, desde su introducción en Europa, ha sido un tema de debate continuo, marcado por la intersección de la promesa de su potencial y la preocupación constante por su seguridad. Sin embargo, en tiempos recientes, ha surgido un renovado interés en la energía nuclear, impulsado por el aumento en la demanda de electricidad, la necesidad de reducir las emisiones de carbono y garantizar la seguridad energética.