Diseñadores de moda apuestan por Slow Fashion en pro del planeta

0
1628

El mundo de la moda nos demuestra en este 2021 que se pueden realizar procesos de producción más responsables en la creación de cualquier diseño, aquellos que ven por el cuidado de la tierra y por las personas que están tras esas propuestas de la moda.

En este artículo te contamos como dos diseñadores de Latinoamérica están cambiando el concepto de “estar a la moda” para convertirlo en sostenible.

Daniela Villa, comparte la moda en México y su apuesta por la moda sostenible

Para Villa, los diseñadores en México deberían de posicionar el país como un lugar donde se hace moda sostenible. Además, señala a Forbes Life que la moda va más allá del concepto conocido de lo fashion, invita a experimentar la moda responsable, el factor Slow Fashion.

De acuerdo a Daniela Villa, los consumidores apuntan a propuestas emergentes, ya no desean irse por las grandes marcas, los compradores están en busca de diseñadores nuevos, con producción limitada. Para ella, las personas buscarán eso.

Daniela y su nueva colección – ASAKUSA 2020

En su nueva colección encontrará prendas 100 por ciento biodegradables. El slow fashion se basa en colecciones sustentables y que también retomen aspectos atemporales, que no pasen de moda.

Una prenda slow fashion puede usarse en un momento para después ser rediseñada. También destaca que hoy en día, las personas se preocupan más por el material en el que están hecha las prendas, preguntan de qué tipo de tela trabajan, cómo está fabricada la pieza, entre otros.

Juan Carlos Obando, la selección del buen diseño

Juan Carlos Obando, diseñador colombiano, ha creado un referente en el mundo de la moda para Latinoamérica. Su talento lo ha llevado a vestir a grandes celebridades. Sus diseños no cumplen con estándares de la industria y se enfoca en las necesidades de sus clientes.

Es por ello que el diseñador cambia sus piezas enfocadas al slow fashion, donde dejó atrás la sobreproducción para enfocarse en diseños únicos con los materiales de la más alta calidad, así como una confección cuidadosa.

Para este diseñador colombiano, el concepto de slow fashion va ligado con la integridad ética de la marca donde cada quien que interviene en la concepción de las prendas debe tener un pago justo por su trabajo.