fbpx
Nicaragua

La inspiradora travesía de Nicaragua en la Olimpiada Mundial de Robótica

Hace unos días, celebramos con entusiasmo la extraordinaria noticia de que Nicaragua brilló con luz propia en el escenario global de la Robótica, al destacarse entre los primeros 20 equipos de un total de 93 participantes de todo el mundo. En esta ocasión, nos complace compartirles los emocionantes detalles de la participación histórica de nuestros estudiantes, revelando quiénes son y cómo vivieron esta experiencia única.
Pinterest LinkedIn Tumblr

Asistir a una competencia mundial es una experiencia extraordinaria. La visión de tantas mentes brillantes de todo el mundo reunidas en un solo lugar y desplegando su ingenio para superar desafíos, es profundamente inspiradora, aviva la esperanza de un mundo mejor, dirigido por las generaciones actuales de niños, niñas y jóvenes con gran talento.

Ver a nuestros niños, niñas y jóvenes siendo parte de este escenario mundial es conmovedor. Su total entrega a la resolución de los desafíos planteados en la competencia, su enfoque incansable en superarse a sí mismos, y observarlos compartir las mesas de competencia con equipos de gran desarrollo económico y tecnológico, para luego destacar entre ellos, eriza la piel, resulta emocionante y esperanzador.

Así fue la experiencia con los cuatro equipos que representaron a Nicaragua en la Olimpiada Mundial de Robótica: Finntechs, del colegio San Agustín de Managua, en la categoría Elementary; Prime Robots, de NicaRobotica, de León, en la categoría Junior; Secret Code, de la Bluefields Indian & Caribbean University, de la Costa Caribe Sur; y Midnight Sons, de NicaRobotica, de León, en la categoría Senior.

Emerson Yamil Webster Solano, Sergio David Larios Mairena y su coach, Luis Jarquín, de la Universidad BICU, de Bluefields.

La mañana del 6 de noviembre, primer día de viaje, la emoción estaba en el aire y el aeropuerto se contagió con el entusiasmo de la delegación nicaragüense. Posar con la bandera nacional fue un momento simbólico porque marcó el instante en que los estudiantes nicas dejaron atrás los roles de representantes de sus colegios o comunidades para asumir el papel de representantes de todo un país en esta aventura internacional.

Para algunos de los estudiantes, este era su primer viaje fuera de Nicaragua y en sus rostros se reflejaba la novedad, asombro, sorpresa y satisfacción. Sin duda, para ellos, era el inicio de una experiencia que prometía desafíos, aprendizaje y la creación de recuerdos inolvidables.

Dentro del avión, la tripulación extendió una cálida bienvenida, el capitán tomó el micrófono y saludó a los jóvenes competidores, los felicitó por representar a su país y les deseó suerte en la competencia. Dentro del avión resonaron los aplausos, como un eco de la determinación y el espíritu valiente que llevaban consigo.

Una experiencia impactante

Equipo Midnight sons, de León, representaron a Nicaragua en WRO Panamá
Cristopher Ariel Camacho Soza, Juan Pablo Siria y Roberto Antonio Baca Soto, del equipo Midnight Sons NicaRobotica.

El primer día fue de pruebas. Todos los equipos trabajaron en perfeccionar sus diseños y realizar verificaciones en las mesas de competencia. El escenario estaba poblado por equipos de todo el mundo, algunos provenientes de naciones económica y tecnológicamente avanzadas, como Suiza, Japón, Canadá, China, Tailandia, Malasia, Singapur y Alemania, entre muchos otros. Fue un deleite observar cómo cada equipo abordaba los desafíos con un enfoque meticuloso, pero sobre todo, ver a niños, niñas y jóvenes nicaragüenses inmersos en ese mundo maravilloso de conocimiento e ingenio.

“Cuando llegué a ese lugar, a esa zona tan inmensa, me sentí feliz y emocionado. Al mismo tiempo sentí nervios al ver que íbamos a competir con los mejores equipos de los otros países. Ver la zona tan grande, con tantos equipos, con tantas mesas, fue maravilloso y me sentí feliz. Me llamó la atención ver tantos equipos, y poder representar a nuestro país en esa competición fue una gran experiencia”,
Gabriel Briones, del equipo Prime Robots, de NicaRobotica.

Para Roberto Baca, del equipo Midnight Sons de NicaRobotica, entrar a ese salón fue impactante. “Fue muy revelador, te abre los ojos a lo que realmente podemos llegar”, dijo.

Para Sergio Larios, del equipo Secret Code de Bluefields, fue una experiencia muy emocionante. Este equipo compartió mesa de competencia con Japón y para ellos fue muy alentador que los jóvenes japoneses aplaudieran su trabajo. “La comunicación con la mayoría de los equipos de otros países fue mediante el inglés”, dijo Sergio.

El primer día de competencia se tornó emocionante al revelarse los resultados. La delegación nicaragüense se sintió feliz y celebró el destacado desempeño de los estudiantes, quienes alcanzaron la mayoría de los puntos posibles, acumulando un total de 190 sobre 215.

Durante los días de competencias la jornada iniciaba temprano, a las 5:30 de la mañana ya debían estar desayunando, y culminaba a las 7:00 de la noche cuando regresaban al hotel. Sin embargo, para estos estudiantes, el descanso era solo un breve paréntesis; el miércoles 7 de noviembre, uno de los equipos, en lugar de buscar descanso, pedía apoyo para que se les consiguiera un simple tape negro para practicar un seguidor de lineas. Esta dedicación reflejaba no solo su deseo de competir, sino también su sed insaciable de aprendizaje y mejora constante.

Los más pequeños fueron valientes y superaron obstáculos

Matteo Padilla, Nathaly Rodríguez y Regina González, del Colegio San Agustín, de Managua.

En la categoría Elementary, que abarca las edades de 8 a 12 años, se experimentaron momentos de esparcimiento, con juegos y períodos de descanso. Estos pequeños ingenieros pudieron jugar, reír y compartir con niños y niñas de otras partes del mundo, construyendo puentes de amistad y entendimiento. Sin embargo, también se vivieron momentos sumamente emotivos y tensos, dada la temprana edad de estos niños.

A pesar de estos desafíos, el equipo nicaragüense conformado por Matteo Padilla, Nathaly Rodríguez y Regina González, del Colegio San Agustín, superó cada obstáculo, dejando tras de sí un tesoro invaluable de experiencias que enriquecieron su participación y dejaron una marca imborrable en el viaje de estos pequeños ingenieros.

“Fue muy bueno y muy bonito representar a nuestro país natal, estuvimos muy cansados, pero fue aprendizaje full y conocer a otros niños”.
Nathaly Rodríguez, de 11 años.

“Con los niños más chiquitos que llevábamos hubo ciertas emociones, pero demostraron que tenían las agallas para estar con esos equipos del mundo asiático, europeo y latino que tienen muchos años de experiencia”, dijo Ernesto Varela, Presidente de WRO Nicaragua.

Una sólida red de apoyo y organización

El equipo organizador, conformado por Ernesto Varela, Raul Varela, Kathya Morgan y Nelissa López, desempeñó un papel esencial al asegurar a los competidores todas las comodidades necesarias, desde alimentación hasta hidratación y descanso. Este enfoque meticuloso contribuyó a crear un entorno propicio para la competencia y estableció una sólida red de apoyo que se reflejó claramente en los excelentes resultados obtenidos.

Los padres de familia y los docentes que acompañaron a sus hijos y estudiantes desempeñaron un papel sumamente relevante, ofreciendo su apoyo incondicional al equipo organizador en todas las áreas necesarias y brindando el soporte emocional a los niños, niñas y jóvenes participantes.

La colaboración y sinergia entre los adultos para asegurar que los estudiantes estuvieran plenamente concentrados en la competencia fue simplemente asombrosa, evidenciando la importancia del trabajo en equipo y la dedicación compartida hacia el éxito. Desde que el día iniciaba hasta que terminaba, la motivación a los competidores fue una constante.

Elder Soto, de NicaRobotica, con experiencia en otras competiciones mundiales de robótica, desempeñó un papel fundamental al mantener la motivación en sus equipos y ofrecer apoyo a los jóvenes de Bluefields. En este contexto, todos conformaban un solo equipo, el equipo de Nicaragua.

Ilsen Gruijalva, madre de Gabriel, expresó su gran alegría por los resultados obtenidos y su firme convicción en las capacidades, habilidades, destrezas y competencias de los jóvenes. Está segura de que tienen un potencial significativo para seguir mejorando, por lo que se compromete a continuar brindándoles su apoyo incondicional en su trayectoria en el fascinante mundo de la robótica.

Fiesta cultural y amistosa

Al final de la competencia, antes de la ceremonia de premiación, los equipos tuvieron la oportunidad de liberar la tensión acumulada en un escenario más relajado que se transformó en una celebración. Fue como una fiesta internacional donde los equipos coreaban los nombres de sus países, ondeaban sus banderas, cantaban y compartían souvenirs.

Los estudiantes nicaragüenses se tomaron fotografías con los otros equipos, intercambiaron monedas, firmas, saludos a sus países y, por supuesto, contactos. El equipo de Sudáfrica incluso colocó tocados representativos de su cultura en las cabezas de los estudiantes nicaragüenses para las fotos, creando momentos de conexión cultural inolvidable.

Los jóvenes Roberto Antonio Baca Soto, Cristopher Ariel Camacho Soza y Juan Pablo Siria, del equipo Midnight Sons NicaRobotica, compartieron mesa de competencia con el equipo suizo Robolution, ganador del primer lugar de la categoría Senior a nivel global y durante este momento de intercambio y festejo, conversaron con los muchachos brindándoles algunos tips para fortalecer su desempeño. El coach suizo, Beat Michel, se mostró muy contento de conocer sobre Nicaragua y entablar relaciones con los jóvenes nicaragüenses en quienes miró mucho potencial.

Una vez en el salón que se llevaría a cabo la premiación, todos los equipos ondeaban sus banderas y los estudiantes nicaragüenses recorrieron los pasillos del salón con la bandera azul y blanco en mano, mostrando al mundo que Nicaragua también está presente en este escenario mundial que reúne a mentes brillantes. Ver nuestra bandera en este escenario internacional y la alegría contagiante de nuestros estudiantes, resultó realmente conmovedor”.

Los resultados

Nicaragua destaca en la Olimpiada Mundial de Robótica
Gabriel Briones Grijalva, Víctor Hugo Sevilla del Posso y Elvis Fabián Contreras, del equipo Prime Robot NicaRobotica, de León. Categoría Junior.

Al examinar los resultados oficiales en la tabla de puntuaciones de WRO Mundial y conocer las posiciones de cada equipo a nivel global y latino, la delegación nicaragüense explotó de alegría: el equipo Junior ocupa la posición 20 de 93 equipos competidores de todo el mundo, superando a equipos de naciones altamente desarrolladas, como Japón, Suiza, Canadá y Estados Unidos, entre otros. El equipo de Bluefields se ubicó en la posición 50 en la categoría Senior, en la que compitieron 90 equipos de todo el mundo; en la misma categoría el equipo de jóvenes leoneses ocupó la posición 67.

A nivel Latinoamericano, en la categoría Junior Nicaragua ocupa el tercer lugar, después de México y Panamá, mientras que en la categoría Senior ocupa los lugares 7 y 12 en la región, lo que evidencia el alto nivel que Nicaragua ha alcanzado en la robótica y la educación STEM en tan solo seis años de haber incursionado en la materia.

Ernesto Varela, presidente de WRO Nicaragua, dijo sentirse impresionado por la tenacidad con que los estudiantes nicaragüenses enfrentaron cada uno de los desafíos durante los dos días de competencia. Elder Soto, de NicaRobotica, dijo sentirse muy contento.

Fue una semana muy ardua, de mucho trabajo, pero estamos felices por los resultados que logramos obtener, logramos ganarle a países con mucha más experiencia y recursos, logramos vencer a países como Estados Unidos, España, a nivel latinoamericano ocupamos el tercer lugar. Me siento feliz y contento”.
Elder Soto, NicaRobotica, León.

Soto destacó que estos resultados son el fruto de un arduo trabajo que se ha desempeñado desde hace seis años, cuando inició el Programa de Robótica Educativa.

Los resultados nos colocan en una posición destacada entre los diez mejores de Centroamérica. Estamos abandonando el anonimato y el papel de simples observadores en el mundo de la robótica para convertirnos en participantes activos. Demostramos con orgullo que los países centroamericanos poseemos un talento excepcional y mucho que ofrecer al mundo de la tecnología y la innovación.
Ernesto Varela, presidente de WRO Nicaragua.

Al conocer estos resultados es inevitable pensar en las posibilidades que podrían alcanzar nuestros estudiantes nicaragüenses si tuvieran acceso a más y mejores oportunidades; es inevitable imaginar lo que se lograría como nación si más jóvenes tuvieran la oportunidad de vivir esta experiencia, construir amistades internacionales, establecer redes y ampliar sus horizontes. Estar en medio de tantas mentes brillantes fue una experiencia increíble que resalta el potencial que podría florecer con el respaldo adecuado.

Valioso intercambio con países de alto nivel tecnológico educativo y económico

A la par de todo el trabajo de organización y asistencia a los competidores, el equipo organizador logró establecer conexiones con países de alto nivel tecnológico, educativo y económico, como Canadá, Tailandia, Japón, Malasia y México, entre otros. Este intercambio permitió a Nicaragua compartir su progreso en robótica durante los últimos años, al entregar a las delegaciones de esos países el Informe “Robótica educativa en Nicaragua, 5 años de impacto y desafíos”.

A su vez, el equipo logró aprender valiosas lecciones de aquellos que han alcanzado niveles destacados de competencia y desarrollo tecnológico. Las delegaciones de esos países brindaron valiosas recomendaciones y compartieron su experiencia en la implementación y desarrollo de la robótica y la tecnología en la educación. La delegación nicaragüense pudo apreciar cómo destacan en el ámbito colaborativo, evidenciando una sinergia efectiva entre instituciones educativas, empresas, el gobierno y el sector educación.

Los equipos que representaron a esos países estaban acompañados por delegaciones integradas por instituciones académicas, profesores, familiares y miembros del sector privado y gubernamental. Este enfoque multidisciplinario permite abordar la experiencia desde diversas perspectivas, capturando el valor que cada entidad aporta y el enfoque que buscan promover en sus naciones. Todos comparten un mismo objetivo: cultivar las habilidades y competencias de los jóvenes, preparándolos para los desafíos del siglo XXI en sus respectivos países.

La delegación nicaragüense también logró asistir a importantes conferencias y establecer contactos valiosos que permitirán entablar redes de colaboración en pro de la mejora continua, enriquecimiento y aprendizaje para nuestros niños, niñas y jóvenes.

Proyectos robóticos

En paralelo a las emocionantes competiciones de misiones robóticas, equipos de todo el mundo presentaban proyectos que destacaban el ingenio extraordinario de los niños al proponer soluciones innovadoras para desafíos cotidianos. Desde la prevención de accidentes en embarcaciones debido a la fatiga, hasta la protección de los arrecifes de coral y la detección de residuos en los océanos, cada proyecto es un testimonio inspirador del potencial transformador de la tecnología cuando se aplica con un propósito claro.

La maestría con la que estos niños abordaban problemas del mundo real resulta verdaderamente impresionante. Sus soluciones innovadoras abordaban temas significativos de manera magistral. Esta experiencia plantea la pregunta inevitable: ¿Qué serán capaces de crear estos jóvenes mentes brillantes en los próximos años? La perspectiva de su futuro desarrollo y las contribuciones que pueden hacer a la sociedad son, sin duda, emocionantes.

Asistir a la Olimpiada Mundial de Robótica te muestra que no se trata sólo de una competencia. Es todo un mundo de aprendizaje, colaboración y visión de un mundo mejor, liderado por mentes jóvenes comprometidas con el progreso. Esta experiencia fortaleció los lazos entre nuestros estudiantes y otros equipos globales, asimismo, les mostró su capacidad para enfrentar desafíos y triunfar en un escenario mundial.

Fueron recibidos por los medios nicaragüenses

Al regresar al país, los niños, niñas y jóvenes fueron recibidos con entusiasmo por los medios de comunicación. Sus notables logros marcan un hito histórico en la educación robótica en Nicaragua, siendo la primera vez que el país alcanza estas destacadas posiciones compitiendo con 93 equipos de más de 83 países alrededor del mundo.

Con notable valentía, compartieron sus experiencias con los medios de comunicación, expresando su agradecimiento a los patrocinadores que hicieron posible esta enriquecedora oportunidad: Banpro, TODOAUTOS Nicaragua, LG, EPSON, Ablerex, Comtech, Claro, NeuroTechnology, Hotel El Convento y Restaurante Qué Vaina. Además, dirigieron mensajes a otros niños, alentándolos a explorar la robótica, y al empresariado nicaragüense, instándolos a que apoyen estas iniciativas que brindan valiosos aprendizajes.

Vivir la experiencia de una Olimpiada Mundial de Robótica es vivir una experiencia intensa: los momentos de entrega, frustración, superación y celebración de nuestros estudiantes fue una montaña rusa emocional. Verlos luchar ante la adversidad, enfrentarse a la frustración y, en lugar de dejarse vencer, buscar soluciones para mejorar, fue un recordatorio de su resiliencia y sus capacidades.

Introduzca su comentario aquí..