Llegó octubre, el mes de sensibilización sobre el Cáncer de Mama

0
253

Cada octubre, en todo el mundo se celebra, el mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama, a fin de aumentar la atención y el apoyo prestados a la detección precoz, el tratamiento y los cuidados paliativos.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se producen 1,38 millones de nuevos casos y 458 mil muertes por cáncer de mama.

Hasta el día de hoy, el cáncer de mama, es más frecuente en las mujeres. La OMS señala que cada año en las Américas, más de 462,000 mujeres son diagnosticadas con cáncer de mama, y casi 100,000 mueren a causa de esta enfermedad.

Si las tendencias actuales continúan, para el año 2030, se prevé que el número de mujeres diagnosticadas con cáncer de mama aumente en un 34% en las Américas.

En América Latina y el Caribe, el mayor porcentaje de muertes por cáncer de mama ocurre en mujeres menores de 65 años (56%) en comparación con los Estados Unidos y Canadá (37%).

Los conocimientos actuales sobre las causas del cáncer de mama son insuficientes, por lo que la detección precoz aún continúa siendo la piedra angular de la lucha contra esta enfermedad. Al detectarse precozmente, se establece un diagnostico adecuado y se dispone de tratamiento, las posibilidades de curación son elevadas.

Por el contrario, si el cáncer se detecta tardíamente es poco probable que se pueda ofrecer un tratamiento curativo. En tales casos son necesarios cuidados paliativos para mitigar el sufrimiento del paciente y sus familiares.

La OMS fomenta los programas integrales de lucha contra el cáncer de mama como parte de los planes de lucha contra el cáncer. Las estrategias recomendadas de detección precoz para los países de ingresos bajos y medios son el conocimiento de los signos y síntomas iniciales y la demostración de cómo se realiza la autoexploración de la mama.

Algunas señales de advertencia del cáncer de mama son:

  • Un bulto nuevo en la mama o la axila (debajo del brazo).
  • Aumento del grosor o hinchazón de una parte de la mama.
  • Irritación o hundimientos en la piel de la mama.
  • Enrojecimiento o descamación en la zona del pezón o la mama.
  • Hundimiento del pezón o dolor en esa zona.
  • Secreción del pezón, que no sea leche, incluso de sangre.
  • Cualquier cambio en el tamaño o la forma de la mama.

Dolor en cualquier parte de la mama.