Pandemia con efectos devastadores para la economía latinoamericana

0
161

La crisis sanitaria que se está viviendo a nivel mundial, no tiene efectos positivos para la economía en Latinoamérica, dado que el Producto Interno Bruto, el desempleo y la pobreza aumentarán al cierre de 2020.

El PIB del bloque tendrá un desplome este año un 9,1 por ciento, la peor cifra desde hace 120 años, el desempleo subirá hasta el 13,5 por ciento, la pobreza tendrá un alza de 37,7 por ciento de la población.

La crisis es tan difícil que, al terminar el año, el PIB per cápita volverá a niveles de una década atrás y la tasa de pobreza se igualará a niveles de 2006, de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

La Cepal presenta que, el continente va camino de perder un decenio en términos económicos, y casi un decenio y medio en términos sociales.

Además, la mayor caída de la renta por habitante se dará en América del Sur (9,4%), seguida de Centroamérica y México (8,4%). Sugieren que la reactivación del crecimiento será más lenta de lo esperado.

América Latina está viviendo la crisis económica y social más fuerte que ha experimentado la región en varias décadas, y pone de manifiesto las debilidades estructurales de las economías, señalan los técnicos del organismo con sede en Santiago de Chile.

Los economistas de la Cepal piden apostar por planes fiscales y monetarios expansivos, aún más de los aprobados en los últimos meses.

En el primer trimestre del año el PIB ya estaba en negativo en nueve de los 20 países que la integran y 8 más mostraban una clara tendencia a la desaceleración.

El impacto social por la pandemia está siendo particularmente difícil para el 40% de los trabajadores que no tienen acceso a ninguna forma de ayuda ni mecanismo de protección social, pero también para las micro y pequeñas empresas, que carecen de capacidad para amortiguar el golpe. Podrían cerrar 2.7 millones de empresas, en su mayoría microempresas, lo que supondría la pérdida de 8.5 millones de puestos de trabajo.

Por otra parte, Las exportaciones caerán 23%, mientras que las importaciones se derrumbarán un 25% debido al desplome de la actividad y el ingreso. Y la subregión más perjudicada será, de nuevo, América del Sur, cuyos términos de intercambio disminuirán casi un 8%.