Perspectivas Regionales

Perspectivas de crecimiento modesto para América Latina

En un contexto económico global desafiante, América Latina se enfrenta a pronósticos de crecimiento moderado en los años 2023 y 2024, según previsiones del informe reciente de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).
Pinterest LinkedIn Tumblr
Getting your Trinity Audio player ready...

Las economías de la región experimentarán un modesto crecimiento en los próximos dos años, debido a un entorno económico global adverso y una situación regional «extremadamente compleja», según el reciente Informe Anual de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

La CEPAL destaca que todas las subregiones registrarán un menor crecimiento en comparación con el año pasado: América del Sur crecerá un 1,2%, Centroamérica y México un 3,0%, mientras que el Caribe (excluyendo a Guyana) lo hará en un 4,2%. Esto representa una disminución con respecto al 2022, donde estas regiones crecieron en un 3,7%, 3,0% y 4,2%, respectivamente.

Según el «Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2023: El financiamiento de una transición sostenible: inversión para crecer y enfrentar el cambio climático», se prevé un crecimiento promedio del PIB regional del 1,7% para el 2023, seguido de una ligera disminución en 2024, donde se espera que el producto interno bruto regional alcance el 1,5%.

Para el año 2024, la CEPAL anticipa que el contexto internacional continuará siendo desfavorable, con el crecimiento del PIB y el comercio mundial por debajo de los promedios históricos. A nivel regional, se mantendrá la limitación en los recursos fiscales, aunque la disminución en la inflación brindará mayor espacio para las políticas monetarias.

La CEPAL proyecta un crecimiento promedio del 1,2% para América del Sur, 2,1% para Centroamérica y México, y 2,8% para el Caribe (sin incluir a Guyana).  Además, se prevé una desaceleración en el crecimiento del empleo, estimándose en un 1,9% en 2023 y un 1,1% en 2024.

El Estudio Económico destaca que el bajo crecimiento económico en estos años tendrá como resultado una desaceleración en la creación de empleo. Esto plantea preocupaciones sobre la calidad del empleo en un contexto de bajo crecimiento, ya que es probable que los trabajadores enfrenten mayor vulnerabilidad, menores niveles de protección social y se empleen en sectores menos productivos.

Introduzca su comentario aquí..