Tecnología en los niños

0
245

El mundo de la tecnología es tan amplio que ha logrado englobar hasta las actividades infantiles creando aplicaciones y programas para que los niños interactúen o incluso los padres muestren contenido de valor a sus niños, pero, ¿En realidad es adecuado que un niño tenga acceso al mundo tecnológico?

La tecnología ha sido un arma de doble filo tanto para adultos, niños, empresas y todo el entorno, solo quienes de verdad han dedicado cuidado a su uso son los que sacan provecho de ella.

Este entorno digital es ahora una necesidad de vida, pero en la infancia no se necesita de tecnología para crecer adecuadamente, sino más bien, entorpece el desarrollo del infante.

Lee más: Movilización del transporte

Los niños de la era tecnológica conviven con celulares desde que tienen meses, los padres se encargan de mostrárselos como un artefacto de juego y lo implementan a manera de calmar su ansiedad o aburrimiento, sin embargo no se han dado cuenta que están introduciendo a los niños a un mundo de un posible mal desarrollo del cerebro.

Uso de celulares, tablets o computadores

Si el uso de estos aparatos a corta edad es de manera correcta es posible que el cerebro no sufra afectaciones en su desarrollo.

Un niño menor de edad necesita acompañamiento y supervisión de un adulto al utilizar estos aparatos tecnológicos. Es necesario realizar una buena elección de lo que él va a ver o con lo que va a jugar. El tiempo de uso no debe ser muy extenso para que en realidad sea visto como una herramienta de aprendizaje y no como el sustituto de juguetes.

Uso de la tecnología a corta edad

Según la Asociación Estadounidense de Pediatría (AAP) recomendó la nula utilización de aparatos tecnológicos en niños menores de 18 meses de vida, luego de este tiempo puede irse enseñando el uso de estos aparatos lentamente, sin embargo se debe tener en cuenta que si el niño cuenta con alguna discapacidad el uso de tecnología debe ser discutido con el pediatra.

Según un estudio que publicó la revista Archives of Disease in Childhood hace 4 años, entrevistaron a 82 padres de familia con niños entre 12 y 30 meses de edad, y se tuvo como resultado que el 87% afirmó que brindaban un aparato tecnológico a sus hijos.

El uso de estos aparatos a corta edad puede desarrollar mayor habilidad en diferentes zonas del cerebro, en su mayoría con relación a la motora fina, pero solamente si se utilizan de manera correcta, de no ser así entorpecería su desarrollo.

¿Qué tipo de herramientas podrían ser las indicadas?

Las herramientas que podrían utilizar los niños tienen que ser de aprendizaje y no de entretenimiento, y siempre deben estar supervisados por un adulto. Las aplicaciones son las que definirán si de verdad la tecnología está siendo útil o no.

La tecnología puede servir para que los padres lean un cuento con sus hijos, miren un video educativo, armen rompecabezas o cualquier actividad, pero de manera conjunta. Según la edad del niño la tecnología puede ser utilizada para aprender más sobre números, letras, colores e incluso un nuevo idioma.

¿Qué ocasiona el mal uso de la tecnología en los niños?

Si las aplicaciones con las que se relaciona el niño no son educativas, pueden ocasionarles trastornos como:

  • Sueño irregular
  • Falta de concentración
  • Problemas de comportamiento
  • Lento aprendizaje del lenguaje
  • Lenta interacción social

La tecnología en los niños no debe ser vista como un medio de distracción, o sustituta de relación entre demás personas, ni como una niñera mientras los adultos realizan otras actividades.

Utilizar estos artefactos tecnológicos debe ser en un determinado tiempo, hay ciertas horas que deben respetarse, tales como:

  • Hora de la comida
  • Tiempo antes de dormir
  • Tiempo en familia
  • Recreación física

¿Cómo saber cuál es la mejor aplicación para los niños?

Se deben tomar en cuenta ciertos aspectos antes de descargar una aplicación para los niños, entre ellos están los siguientes:
  • Contexto: Se deben valorar las actividades que el niño realiza, el tiempo que descansa, sus temores y sus gustos.
  • Contenido: Debe ser una aplicación dirigida para la edad del niño, que no incluya contenido violento.
  • Conocer al niño: Si el niño posee sensibilidad a ruidos muy fuertes, cierto tipo de imágenes, si es muy tímido. Todo esto debe tomarse en cuenta.

Lee más: Heliograf en vez de periodistas

La tecnología nunca debe reemplazar la actividad física o la relación con otros niños, siempre debe quedar en un segundo plano, como herramienta educativa y no como momento de juego y distracción.