Cultura y Entretenimiento

Doña Lidia Dormus y sus esferas de sabor matagalpino

Doña Lidia Dormus mantiene viva una antigua tradición culinaria de Matagalpa: los machos, bolitas elaboradas de cacao y maíz tostado, que en esa zona del país se utiliza para hacer nuestro ancestral refresco de pinolillo. Ella mantiene viva esta tradición, conservando las raíces y esencia cultural, a pesar de los embates del tiempo. Conozcamos esta bonita historia.
Pinterest LinkedIn Tumblr
Getting your Trinity Audio player ready...

En los rincones más tradicionales de Matagalpa, al norte de Nicaragua, una joya culinaria ha resistido el embate del tiempo: los machos. Se trata de unas bolitas hechas de una mezcla exquisita de cacao y maíz tostado. Más que una simple golosina, estas pequeñas esferas son parte del tejido de la identidad cultural de Matagalpa y en otros tiempos fueron parte del corazón de la cultura gastronómica de esa zona del país, en donde fueron fundamentales para elaborar el refrescante pinolillo. Hace décadas, llenaban las pulperías y eran la delicia preferida para preparar esta bebida ancestral, recuerda doña Lidia Dormus, quien todavía elabora estas exquisitas bolitas de maíz tostado y cacao.

En tiempos pasados, muchas mujeres se dedicaban a su elaboración y venta, generando así su sustento. Sin embargo, con la llegada de bebidas gaseosas y la comercialización de pinolillo empaquetado, esta tradición comenzó a desvanecerse. A pesar de este declive, persiste la tradición, de la mano de doña Lidia Dormus, quien se atreve a afirmar que es la última matagalpina que continúa esta labor.

Con más de 60 años a cuestas, doña Lidia ha consagrado la mayor parte de su vida a la creación de estos pequeños tesoros gastronómicos. Aprendió el arte de elaborar los machos a la temprana edad de 13 años, gracias a su abuelita, Teresa Dormus,  y desde entonces, esta tradición se convirtió en su forma de vida. Crió a sus cuatro hijos gracias a esta labor artesanal.

Relata que cada ingrediente tiene su medida exacta, cada paso en el proceso de elaboración, su tiempo y su secreto. Es un legado que se transmite con amor. Aunque ha enseñado los secretos de esta receta a su hija y nieto, éstos han optado por otros caminos laborales. Ella, con paciencia y dedicación, sigue moldeando esas pequeñas esferas de pinol, preservando la esencia de su cultura en cada una de ellas.

A pesar de la evolución del tiempo y la aparición de variadas opciones de bebidas, los machos se mantienen firmes. Lidia produce alrededor de 15 libras de maíz semanalmente, abasteciendo a más de 20 pulperías en distintas zonas de Matagalpa. Cada bolita se vende a dos córdobas y mantienen cierta demanda entre quienes todavía prefieren un par de machos para elaborar su refresco.

«Un día tuesto el maíz y al siguiente día muelo y elaboro, no es en cualquier molino que lo hago porque debe tener su punto de molido», comparte doña Lidia sobre su proceso meticuloso.

Doña Lidia se regocija al ver que aún hay quienes buscan y aprecian los machos. Su labor diaria no solo es una fuente de ingresos, sino un legado que se niega a desaparecer. “Me siento feliz de ser la única matagalpina que hace los machos y de que la gente todavía los busque, yo salgo a entregar a las pulperías y me alegra que todavía haya quien los compre”, dijo.

Introduzca su comentario aquí..