VIAJANDO A COSTA DEL SOL

0
650

Siempre he sido amante a la playa, las puestas de sol, sentir el agua fresca sobre mi cuerpo y vivir en un ambiente relajante.

Hace algunas semanas estaba planeando unas vacaciones para alejarme un poco del bullicio de la ciudad y el estrés que por varios meses he adquirido en el trabajo. Además, se acercaba la temporada de Semana Santa, así que era la mejor opción para tomar mis maletas y sentir aquel aire fresco en la  Costa del Sol.

Lee más: Mi primer viaje a las Isletas

Del lugar que les he mencionado anteriormente está ubicado en el departamento de La Paz, El Salvador. La playa tiene una extensión de unos 15 kilómetros y es considerada como una de las mejores y más famosas del país centroamericano, además de ser la más extensa.

Dos maletas estaban dentro del taxi, eran las 7:00 a.m. cuando logré ver el reloj puesto en mi muñeca. Me esperaban 65 kilómetros (aproximadamente a 1 hora y 30 minutos de viaje). Para llegar hasta allí pueden hacerlo vía transporte terrestre, ya sea bus o vehículo propio.

Hay un transporte urbano que viaja hasta la costa, deja al pasajero en el boulevard hasta la playa La Puntilla.

En un vehículo propio se debe direccionar hacia Comalapa, siguiendo las señalizaciones viales que dirigen a las playas, sobre la Carretera del Litoral, pasando el puente de Jiboa, desviándose al boulevard de la costa.

Lee más: Proyecto Emprende 50

Bueno, llegué al lugar y la vista es sorprendente, quedé impactada de tanta belleza natural. Para suerte, en el lugar donde me hospedaría se encontraba trabajando una amiga de la escuela, así que fue más bonita aún la experiencia.

Llegué tan emocionada, que desde ese momento quise iniciar mis actividades en la playa.

  • Contemplar hermosos atardeceres o amaneceres
  • Disfrutar de mariscos frescos
  • Realizar caminatas
  • Pescar
  • Practicar fútbol de playa
  • Jugar volley ball de playa
  • Navegar por los manglares del estero de Jaltepeque
  • Adentrarse al mar saliendo por la bocana del Cordoncillo o la Bocana del Río Lempa que está contiguo a la playa virgen, Los Negros.
  • Visitar la isla Montecristo donde encontrará servicios de alojamiento y alimentación
  • Realizar paseos en lancha o yates, motos acuáticas
  • Pasear en cuatrimoto

Disfrutaba de realizar cada actividad, que tengo alrededor de 200 fotos en mi celular y ni se diga en mis distintas redes sociales. Lo mejor de todo es que el estrés ya no estaba en mi cuerpo y lo único que deseaba era no irme del lugar.

Algunos hoteles de la zona también dan la oportunidad de navegar por el estero de Jaltepeque ya sea en lanchas o yates; el estero tiene una extensión de 28 kilómetros con un habitad impresionante de aves costeras con dos bocanas: Cordoncillo y Tasajera; este estero es una de las áreas protegidas de El Salvador y se pueden observar aves como garzas, patos, gaviotas, ya que estos manglares son refugio de aves migratorias y residentes.

Lee más: Síndrome de Down, todos somos iguales

También disfruté del calor del sol, la brisa marina y de la refrescante sombra de los cocoteros y al mismo tiempo poder deleitarse con los platos más variados que se sirven en los comedores y restaurantes.

Además, en esta playa todos los años se lleva a cabo el Torneo Internacional de Pesca del Marlin y también eventos deportivos como voleibol y fútbol de playa en el estadio que se encuentra en el lugar.

Fue lindo observar la gran diversidad de mamíferos, reptiles, aves de la región y migratorias, como también de una fauna marina que convierten la Costa de Sol en un atractivo turístico inigualable. Otro detalle que también es característico es que la arena de estas playas tiene un matiz grisáceo más claro que la mayoría de las playas salvadoreñas.

Existe un sinnúmero de hoteles y restaurantes accesibles para quienes deseen visitarles.

Yo termino este viaje encantada de tanta belleza que he visto.